Carta de Libertad

La rebelión de los pequeños

0

A pesar de que el formato de copa favorezca a los grandes, a pesar de las dificultades que tienen que pasar los de menor categoría respecto a temas económicos entre otros y, a pesar de que algunos son simples «amateurs», estos dieciseisavos de copa ha servido para dar una lección de humildad a varios equipos.

Entre ellos se encuentran dos equipos europeos (Real Sociedad y Athletic), dos equipos de buen nombre (Betis y Málaga) y también incluyo al actual campeón de Liga y doble campeón de Europa, el Real Madrid. A este lo incluyo por dejarse pintar la cara por un «Segunda B» en el Bernabéu. La segunda línea del Madrid este año no funciona.

Pero ese no es el tema en esta entrada, sino la machada que han realizado este año cuatro equipos de inferior categoría. Respecto al Cádiz y al Numancia el mérito es algo menor desde mi punto de vista porque se enfrentaban a dos equipos que, sino se ponen las pilas, quizás jueguen contra ellos el año que viene, siempre y cuando no suban a Primera.

Pero lo que sí tiene mérito es el Lleida y el Formentera. El equipo catalán remontó un partido en 45 minutos, en campo contrario y contra uno de los equipos más en forma de este momento. Creo que ni ellos se podrían imaginar este resultado. El conjunto balear mató a los leones en el último minuto y ¡de córner! (quién lo diría con las torres del Athletic).  Al final, un sueño hecho realidad para estos equipos modestos.

Después de estas eliminatorias nos damos cuentas que los milagros existen y que David se puede cargar a Goliat las veces que haga falta. A pesar de todo, a esta copa hay que darle un toque más competitivo y condiciones de igualdad para todos, sean de Primera o de Tercera.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: