Carta de Libertad

La desprestigiación del Balón de Oro

0

Pocos trofeos y condecoraciones son aceptados unánimemente por el gran público. Cuestionar y desacreditar está a la orden del día. Se duda del sistema electoral cuando un partido gana las elecciones, cuando una película resulta ganadora del Óscar al mejor largometraje e incluso sucede cuando se otorgan unos premios tan prestigiosos como los Premios Nobel. Del mismo modo, y como no podía ser de otra manera, la historia se repite en el terreno futbolístico, en el cual la imparcialidad brilla por su ausencia.

Recuerdo con lástima como años atrás jugadores estratosféricos como Johan Cruyff, Marco Van Basten o Ronaldinho lo ganaron, y tan solo los más ineptos se atrevían a cuestionar el merecimiento del galardón. Actualmente no es así, se le saca punta a todo y se desmerecen todas las actuaciones individuales y colectivas para vilipendiar al vencedor del máximo reconocimiento mundial de balompié.

Creo firmemente que hay demasiados aficionados lumbreras. No puede ser que en vez de disfrutar del momento único que vivimos viendo jugar, en mi opinión, a los dos talentos más grandes que ha dado la historia del fútbol, elevemos a los altares a uno de ellos para enterrar en el más oscuro pozo al otro. Si bien es cierto que como madridista he reivindicado en innumerables ocasiones que Leo Messi me parece más completo, y por tanto mejor futbolista, pienso que Cristiano Ronaldo es por todo lo demostrado el segundo en este podio histórico le pese a quien le pese.

El carácter narcisista y la soberbia del luso lo ha convertido en el enemigo público número 1. Pocos jugadores han generado tanto odio como ha suscitado el de Madeira. Sin embargo, a la hora de evaluar el merecimiento de un premio ésta y otras particularidades del carácter como el egocentrismo, hay que dejarlas de lado. Sería como evaluar la inteligencia en un certamen de belleza, es decir una gilipollez.

Y si, estoy de acuerdo en que el portugués ha ganado algún galardón que podría no haber ganado. Pero, ¿acaso es diferente en el caso del argentino? Seamos sinceros, a todos nos hubiese gustado que Xavi Hernández o Don Andrés Iniesta hubiesen recibido este reconocimiento, que no ha logrado ningún español salvo el gallego Luis Suárez, quien lo consiguió en 1960. Si uno de los dos magos de la medular de Guardiola hubiese arrebatado el premio bañado en oro a uno de los dos cracks, nadie con dos dedos de frente lo hubiese cuestionado. Ambos se lo merecían entonces, y aún merecen éste reconocimiento por sus años gloriosos de carrera deportiva.

Cristiano y Messi. Messi y Cristiano. Estos dos nombres del sistema bipartidista en la elección del mejor futbolista del año pronto acabará dejando a estas dos leyendas a una distancia inalcanzable para los próximos galardonados. Suenan nombres como Neymar, Mbappé, Isco o Griezmann. Aunque todos ellos son indispensables en sus conjuntos y nadie duda de su inmensa calidad, seguramente ninguno de ellos logrará ganar el Balón de Oro ni tres veces.

Para acabar, me gustaría destacar que de las grandes leyendas de este deporte muchas son detractores del astro portugués y fans incondicionales de ‘La Pulga’. En sus declaraciones estos dicen que CR7 es bueno pero que ni de lejos está entre los mejores. A todos ellos les digo desde aquí que la envidia es muy mala. Sin desmerecer a nadie, hay que aceptar que estos dos genios y figuras no tienen parangón y que están un peldaño por encima del resto. Y para los que no sean capaces de verlo, les recuerdo que como en todas las Navidades con el ‘Tchin Tchin» de Afflelou pueden llevarse dos pares más de gafas por tan solo 1€.

Dejémonos ya de sandeces e hipocresías y disfrutemos de este mágico deporte que tantas horas de gloria y entretenimiento nos ha dado. Seguid pensando que Messi, Cristiano Ronaldo o Maradona es el mejor de la historia, pero por favor, dejad de menospreciar año tras año al ganador de este prestigioso galardón.

¡Viva el fútbol, señores!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: