Carta de Libertad

400 millones para nada

0

Después de unos 400 millones de euros gastados en estrellas como Neymar y Mbappé, después de formar un equipazo a base de talonario y de arrasar este año en la Ligue 1, llega uno de los peores Real Madrid que recuerdo (en base a resultados) y, a las primeras de cambio, adiós a la Champions.

Es así, no tiene más explicación. Sin entrar en polémicas arbitrales, el año pasado le echó el Barça tras una súper remontada y, ayer, le echó el Madrid, un equipo que últimamente se aburre en la Liga (y en la Copa) y solo le motiva la Champions.

Esa Champions que el PSG añora y que su jeque invierte una lluvia de millones para conseguirla y que, al fin y al cabo, sin un proyecto fiable no la ganarán nunca. Y eso es filosofía de club.

Ese club que se abraza a sus ultras para crear un infierno en el Parque de los Príncipes, ese equipo donde los egos individuales van por encima del propio equipo (véase los piques Neymar-Cavani), ese club con muy poca tradición europea (solo han ganado una Recopa y una Intertoto, cuidado), no puede ser bueno.

Este PSG recuerda al Madrid de los galácticos. Fichajes estelares cada verano a base de millonadas, acumulación de ambiciones individuales y mala gestión, lo condenaron sin apenas títulos, ocasión que aprovechó el Barça para ganar sus trofeos y recortar distancias.

En conclusión, sin un buen proyecto ni filosofía de club, no hay Champions. Y de esa conclusión el Madrid sacó provecho. El PSG aún debe aprender mucho de eso…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: