Carta de Libertad

¿En una nube?

0

Comienza a ser una realidad y ya no un sueño del que pronto despertarán. En su primera temporada, después de su vuelta a la máxima categoría del fútbol español, los nazaríes se sitúan en tercera posición solo por detrás de los grandes: Barcelona y Madrid. Tras nueve jornadas, nunca en su historia había estado tan arriba en la clasificación, pero esto no puede ser casualidad y mucho tiene que ver su técnico Diego Martínez.

Después de ascender por la vía rápida la temporada pasada, ha sabido mantener el núcleo de futbolistas de su confianza que le consagraron en la división de plata. Con un juego no muy vistoso pero eficaz en ataque y muy compacto en defensa, ha sabido materializar gran parte de los balones a balón parado de los que ha dispuesto en estas nueve jornadas disputadas. Si quiere quedar en la parte alta de la clasificación, tiene que ganar contra los que teóricamente se debería haber jugado la permanencia y así lo hizo contra Osasuna. Al equipo rojillo no le concedió demasiadas oportunidades para empatar el gol realizado por Domingos Duarte a la salida de un córner perfectamente botado por Álvaro Vadillo, que el portugués envió al fondo de las mallas en el minuto 38 antes de marcharse a los vestuarios.

Con 5 victorias, 2 empates y 2 derrotas, lo que significan 17 puntos, una parte del objetivo principal que era la salvación está conseguido y sus aficionados pueden seguir pensando en porqué no, la temporada que viene pudiera sonar el himno de la Champions o de la Europa League en el Nuevo los Cármenes, ya que gestas más difíciles se consiguieron.

Foto: Mundo Deportivo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: