Carta de Libertad

Salvados por el Benzema y el VAR

0

Buen juego, dominio y los errores de siempre. El Real Madrid sigue cometiendo errores de patio de colegio que le cuestan puntos semana a semana. Si frente a la Real Sociedad fue Ramos, quién servía en bandeja el balón a Willian José para dejarlo solo frente a Courtois, en esta ocasión la zaga del conjunto de Zidane se relajó en exceso y echó por la borda el esfuerzo realizado durante todo el encuentro.

Pongamos los puntos sobre las íes. Es cierto, que la primera mitad fue de un fútbol soberbio que hacia mucho tiempo que no se veía en el Bernabéu, más aún ante un rival de tal entidad. Aunque también es cierto, que el Madrid se vió beneficiado injustamente de una decisión arbitral. En una jugada que comienza con una faltita de Gueye a Marcelo, por un empujoncito, que remarco fue irrisorio, los árbitros de la sala de cámaras del VAR determinaron que había sido falta y debían señalarla anulando todo lo sucedido a posteriori.

Evidentemente, si esto hubiera ocurrido en una jugada normal sería falta a favor del Madrid y solucionado. El problema viene porque en la continuación de esa jugada Mauro Icardi era arrollado por Courtois, que se llevaba al argentino por delante, provocando penalti y tarjeta roja.Por suerte, aunque dirán las malas lenguas que esto ha sido cosa de Florentino, el árbitro tras visualizar la jugada al completo en una pantalla, decidió señalar la falta no pitada a Marcelo en el centro del campo.

Más allá de esto. Fue un partido de más a menos.El Paris Saint-Germain, superado completamente en la primera parte, con la entrada de Neymar y Sarabia generó más espacios y supo aprovechar que la confianza que la ventaja en el marcador producía en su rival. Al final Mbappé – con la colaboración inestimable de Varane – y Sarabia ponían en tablas el luminoso de un partido que el propio Zizou definió como «espectacular».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: