Carta de Libertad

¿El nuevo «Messi»?

0

El jugador de la Masía, el jovencísimo Ansu Fati está destrozando todos los récords históricos tanto en el campeonato doméstico como en la máximo competición europea. Hay que recordar que las numerosas bajas que sufrió la plantilla culé al inicio de la presente temporada precipitaron las cosas. Ernesto Valverde dio la oportunidad de debutar con el primer equipo a Carles Pérez, un jugador ya asentado en el Barça B y a Ansu Fati, un chico de 16 años, hijo de guineanos y que el 24 de julio de 2019 acababa de firmar su primer contrato profesional con el club azulgrana. Desde la dirección deportiva se apostó por su continuidad por eso le incluyeron una cláusula de rescisión de 100 millones de euros para evitar la tentación de ficharlo de sobretodo los equipos ingleses.

Para satisfacción de la hinchada barcelonista, menos mal que se le renovó. Con solo 16 años y 298 días debutó en el mismísimo Camp Nou ante el Real Betis en la segunda jornada de la presente liga y tuvo 20 minutos para arrancar los aplausos de todo el estadio. Se convirtió en el segundo jugador más joven en debutar tras Vicenç Martínez Alama y posteriormente el siguiente encuentro en El Sadar contra Osasuna con tan solo cinco minutos en el terreno de juego se transformó en el más joven de la historia del Barça en marcar en Primera División y el tercero más joven en la historia de la Liga.

En Europa se le empezó a conocer cuando el 17 de septiembre en el partido en el Signal Iduna Park contra el Borussia Dormund saltó al campo como el más joven del club en debutar en la UEFA Champions League. Dio el salto a la selección española sub-21 el 15 de octubre de 2019 frente a Montenegro y este martes ha hecho aún más grande su nombre en el panorama futbolístico con aun sólo 17 años que es lo más sorprendente. Ha entrado en la historia como el goleador más joven de la historia de la Champions  con un gol desde fuera del área que acabó con las opciones del conjunto de Antonio Conte de clasificarse a los octavos de final de la competición europea.

Es un jugador diferente a lo habitual, con desborde y descaro, el jugador perfecto que volviera ilusionar a los miles de aficionados del club azulgrana. Siempre que toca el balón ocurre algo y eso es de agradecer. Es por esto que considero que todavía le queda mucho que ofrecer al extremo español pero su precoz debut no debería precipitar su progresión. No está preparado aún para ser titular con el primer equipo pero el estar en el banquillo pierde la oportunidad de seguir rodándose con el filial en la Segunda B para ir adaptándose progresivamente. La paciencia será la clave para que llegue a ser la futura estrella del Barça cuando el astro argentino se retire.

Foto: La Vanguardia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: