Carta de Libertad

La peor Supercopa que se recuerda

0

Ya es oficial, la Supercopa de Luís Rubiales es un fracaso. Decidió llevarse un trofeo que debe jugarse aquí para que el club del estadio sede de la final pueda embolsarse. No obstante, ese es el menor problema de todos. Se supone que estos partidos se juegan en campo neutral y con tus hinchas dejándose la voz en animar, aunque parece que el bueno de Rubiales o no lo sabía o estaba demasiado cegado por los billetes saudíes.

Me parece lamentable e injusto. Más allá de que los dos clubes que hicieron méritos para jugar esta final están ya eliminados del torneo, lo que me parece más patético es que Atlético de Madrid y Valencia hayan tenido que jugar la Supercopa entre abucheos y viendo como el público de todo el estadio idolatraba a sus rivales.

Evidentemente, fuera de España los conjuntos más seguidos son Real Madrid y FC Barcelona, los dos equipos más famosos de la galaxia. A pesar de ello, no considero justo que un estadio entero abucheé a estos futbolistas. Estoy seguro que ese clima hostil pudo influir en el rendimiento de los jugadores y, por supuesto, en el resultado final de los encuentros.

Lo ha intentado y no ha funcionado. Me parece bien que intente implementar nuevos formatos de los torneos para intentar que sean más igualitarios, sin embargo, considero que debe aprender de los errores que está cometiendo. Para la próxima, además de hacerla en España como corresponde, debería establecer unos criterios para decidir quiénes serán el tercer y cuarto equipo.

Por ejemplo, que la Supercopa la jueguen:

  1. Campeón de liga
  2. Subcampeón de liga
  3. Campeón de la Copa del Rey
  4. Subcampeón de la Copa del Rey

Y en caso, de que algunos de ellos se repitan deberán jugarla en el orden siguiente:

  1. El tercer clasificado de la Copa del Rey (se jugaría un partido entre los dos semifinalistas eliminados).
  2. El tercer clasificado de liga
  3. El cuarto clasificado de la Copa del Rey (priorizando siempre la Copa para premiar a los conjuntos de menor entidad)

Y así Luís es como se deben hacer las cosas desde la federación. Cuando las cosas se piensan, tienen sentido. De este modo, se minimizan las críticas y la gente se centra en el verdadero protagonista, el fútbol.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: