Carta de Libertad

Un milagro en mayúsculas

0

Lo que le está ocurriendo al Deportivo de la Coruña esta temporada es digno de estar en los libros de historia del fútbol. La temporada anterior rozó con la yema de los dedos la vuelta a la Primera División del fútbol español, tras un cabezazo de Marí en el minuto 94, que les podría haber dado la gloria. Tras los llantos, llegaba la temporada 2019-2020, la actual, con el mismo objetivo: devolver al Dépor donde se merece. Pero este inicio de temporada no resultó ser para nadie lo esperado, abocados al descenso hacia la división de bronce de nuestro fútbol, con una sola victoria en toda la primera vuelta y a 9 puntos de la permanencia, todo el deportivismo reclamaba un milagro y ese no era otro que Fernando Vázquez.

Desde la llegada del técnico coruñés al banquillo en la víspera de la pasada Nochevieja, el equipo luce en su casillero seis victorias consecutivas, que se transforman en 18 puntos, que hacen que sus aficionados ya no tengan que hacer cuentas sobre los puntos que los separan de la salvación, sino que comienzan a contar a cuántos puntos se encuentran de la zona de play-offs.

El equipo parece otro y mucha cuenta de ello tiene su incansable afición, que hasta en los momentos más difíciles no cesaban de alentar a sus jugadores con la esperanza de revertir la situación. Ellos con sus gritos y cánticos fueron los responsables de inyectar fuerza en esos jugadores que estaban desanimados “sin ganar ni a la ONCE” como lamentaba el central Nolaskoain.

Aunque el fútbol no tiene memoria, un equipo como el Deportivo de la Coruña que en la temporada 1999-2000 ganó su único campeonato liguero por delante de equipos como Barcelona y Real Madrid no podía tener tan trágico final y una vez saboreas el drama, la felicidad actual sabe mucho mejor.

Foto: El Español.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: