Carta de Libertad

La fuga de talentos como ley de vida

0
FOTO: El Heraldo

 

Cruyff, Van Basten, Kluivert, Van der Sar, Overmars, Seedorf, Ibrahimovic, Luis Suárez, De Jong… todos ellos componen la extensa lista de jugadores con un talento descomunal que fueron cocinados a fuego lento por el Ajax y que finalmente, como si de un automatismo se tratara, abandonaron la fábrica neerlandesa convertidos en estrellas. Hakim Ziyech ha sido la última perla en seguir el camino de sus antecesores.

La filosofía del Ajax es conocida en todos los rincones del planeta fútbol: compra muy barato o directamente forma a los jugadores desde pequeños en la cantera, les saca el máximo jugo en el primer equipo y por último los vende a clubes más potentes. Mediante este modelo de negocio, el conjunto de Ámsterdam ha conseguido facturar en los últimos diez años más de 281 millones de euros en beneficios. Sin embargo, el mérito radica en volver a recomponer la plantilla cada temporada  para competir con los equipos más poderosos de Europa.

Como afirmó Marc Overmars, director deportivo del Ajax, en una entrevista a la revista Libero, la clave de la entidad se encuentra en llevar a cabo una rigurosa labor de scouting con el objetivo de «encontrar a los jugadores que mejor se adapten al estilo de juego del club». Además, aseguró que los futbolistas inteligentes saben que «llegar al conjunto neerlandés es un paso importante y adecuado en su carrera» antes de dar el salto a otro equipo.

En Ámsterdam han aprendido a convivir con la fuga de sus talentos cada verano. La marcha inevitable de cualquier jugador que despuntase en el Johan Cruyff Arena se ha convertido en un proceso natural. Es cierto que el Ajax no puede competir con los proyectos ambiciosos (a nivel económico y deportivo) del resto de clubes multimillonarios, pero el equipo holandés ha logrado consolidarse como un modelo de imitación en todo el mundo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: