Carta de Libertad

Zidane, pídele perdón a Mariano

0
FOTO: El Desmarque.

 

No voy a andarme por las ramas. Llevaba tiempo defendiendo a Don Mariano Díaz Mejía. Desde su debut con el primer equipo blanco me dí cuenta que tenía algo especial, algo diferente. A pesar de que no contaba con demasiadas oportunidades, habitualmente anotaba goles cuando partía desde el banquillo. Sin embargo, Zidane no lo quiso y fue malvendido al Olympique de Lyon por 8 millones de euros. Un caramelito.

En su primera y única campaña en el equipo francés, ayudó a su equipo a regresar a la máxima competición continental, la Champions League, anotando 21 goles y repartiendo 7 asistencias. Estas cifras de crack lograron atraer el interés del Sevilla por el jugador. El Real Madrid, ni corto ni perezoso, aprovechó su opción de recompra por 22 millones para evitar que el futbolista acabara en Nervión y porque era muy del gusto de Lopetegui.

En su vuelta al Real Madrid debutaba en Champions frente a la Roma y anotaba el 3-0 tras un golazo con rosca directo a la escuadra. Inmejorable – e innecesaria – carta de presentación en su segunda etapa en el club de sus amores. No obstante, la luz se fue apagando para Mariano, pues Lopetegui sería destituido y ni Solari, ni después, otra vez, Zizou contarían con él como punta del Real Madrid. Tremendamente injusto.

En definitiva, considero que el Real Madrid y, en especial Zinedine Zidane, le deben una disculpa a Mariano. El jugador tiene una calidad soberbia y unas ganas locas de demostrar su valía. Los pocos minutos que ha jugado desde su vuelta al Real Madrid los ha convertido en goles y sobretodo en ganas de comerse el mundo. Para Mariano, que queden 2 minutos de partido cuando le sacan a la cancha es lo de menos. Para Mariano dos minutos es una eternidad para demostrar y vaciarse físicamente por su equipo.

Siempre lo ha demostrado y jamás se ha rendido. Ofertas no le han faltado y él, y solo él, ha decidido quedarse en Chamartín, a pesar de que Zidane decidió hacerle la cama de forma inexplicable. No solo no hacia falta el fichaje de Jovic, sino que Mariano podría haber ayudado muchísimo esta temporada y haber sido un hombre importantísimo. Finalmente, Zidane, ha pasado lo que merecías. Mariano te ha dejado en evidencia delante de todos. Le sacas para perder tiempo en el Clásico y humillarle. Él en una galopada de libro se marcha de Umtiti y bate a Ter Stegen magistralmente en el primer balón que toca. ¡Chapeau!

Celebrado con rabia y lágrimas en los ojos, este gol tiene que ser el inicio de una nueva era en la que los detractores de este grandísimo delantero se quiten la venda de los ojos y comiencen a dejarle hacer lo que mejor sabe hacer: jugar al fútbol.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: