Carta de Libertad

Cuando la pasión es un problema en el fútbol

0

El peor Clásico que se recuerda en años no será rememorado en los años venideros por su alto nivel futbolístico. Sin embargo, el duelo entre el Real Madrid y el F.C. Barcelona dejó varios titulares interesantes. Entre todos ellos destaca uno en particular, ya que no fue protagonizado por ningún jugador de campo, ni tan siquiera por el árbitro.

La actuación de Eder Sarabia, segundo entrenador del Barsa, ha generado una marabunta de críticas hacía el ayudante de Quique Setién. Las cámaras de Movistar + captaron como el vasco profería comentarios desde el banquillo a algunos jugadores, por el juego desplegado por su equipo, lo que ha provocado que varios miembros de la plantilla azulgrana se hayan sentido molestos.

En base a esto, es evidente que el fútbol moderno ha quedado supeditado a los egos de unos futbolistas con sueldos desorbitados que poseen más poder que los propios técnicos. Cuando un entrenador vive el fútbol de manera natural y mostrando sus sentimientos a flor de piel, parece que incomoda. Lo “correcto” hoy en día es pasar desapercibido y estar a merced de lo que más agrade a los jugadores.

Mendilibar duraría menos en cualquier club grande que un caramelo en la puerta de un colegio. Por suerte, el vizcaíno está en el Eibar y podremos seguir disfrutando su autenticidad. Decir las cosas claras y llevar a cabo tu trabajo con pasión no es un defecto, de hecho es una virtud. Espero que Eder no pierda su esencia nunca, le pese a quien le pese.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: