Carta de Libertad

Lo de Griezmann es infumable

Las razones por las que Griezmann no debería vestir de azulgrana

1
FOTO: Livedoor.

 

¿Qué hace Antonie Griezmann en el Barça? Van pasado los meses y el confinamiento me ha traído la ocasión perfecta para buscar los datos y reflexionar. Y el resultado es que estoy más furioso que cuando el club anunció su fichaje.

Antes de analizar su rendimiento me gustaría cargar contra la actual directiva y el propio jugador. De la directiva no hay mucho que aclarar. Son unos inútiles de cojones. Unos negados que están llevado a cabo una gestión nefasta. Pitos en el Camp Nou cada partido dirigidos al palco. Algo que en mi corta vida no había visto nunca (o al menos no lo recuerdo). Aclaro que empecé a tener uso de razón cuando Frank Rijkaard era el entrenador.

 

Dos culpables

El primer error lo cometió el delantero francés. El vacile al Barça del ahora sí vengo, ahora no. Lo de Piqué no estuvo bien, pero tiene justificación. No quería meterse en temas de directiva. Piqué está hasta las narices de la prensa y todas las falacias que salen en los periódicos. Más mentira y humo que otra cosa. Así que se posicionó del lado del jugador. Ya saben, el ‘sindicato de jugadores hasta el nabo de los periodistas’. La parte fea es que no dio información (o eso parece) al club que tanto ama.

Siguiendo con el hilo Griezmann-Piqué. En el documental ‘La decisión’ hay una toma en que aparecen los padres de Antoine, en Francia, hablando con su hijo. El padre, acertado y sabiamente en mi opinión, le comenta: “mira sólo lo deportivo, sólo lo deportivo”. Es decir; olvídate del dinero que ya tienes suficiente para que vivan bien tus bisnietos y céntrate en ganar títulos porque en el Atlético no vas a rascar ni medio. Si ‘El Principito‘, que a partir de este artículo pasará a llamarse ‘el mierdecito’, quería agrandar su carrera (que no leyenda, porque no lo es) y comer en la misma mesa que Messi y Cristiano (risas), tenía que irse al Barça a ganar Champions y a deslumbrar.

 

Gestiones y cifras para que la guillotina vuelva

Pero error, dejó al Barça plantado, provocando el ridículo colosal e internacional del club. Los posibles fichajes ahora nos toman el pelo. Pero nos lo toman bien, mareando la perdiz. ¡Maldita sea! Hemos hecho el ridículo muchas veces, pero no así: los fichajes de Coutinho (120 millones, el quinto fichaje más caro de la historia del fútbol y segundo del club), André Gomes, Neto este año, Mathieu (lo del Valencia tiene narices, cada año nos la cuela más gorda), Chigrinskiy, Kevin Prince Boateng … Se echa de menos la relación Laporta-Del Nido en materia de fichajes.

Si hasta aquí no es suficiente para empezar a estar mosca con el francés, sigo. El mierdecito ha costado 135 millones de euros. El tercer fichaje más caro de la historia del fútbol, y, primero del Barça. Acaba de cumplir 29 años. Sus compañeros en ataque son Messi, Suárez y un fantasmal Dembélé (105 millones este último). ¿Qué leches pinta un tío que juega libre, estilo Messi, en el equipo de Messi? “No seas hater, puede jugar de 9”, dirá algún optimista. Para eso está Luis, que es el mejor. Sí, está lesionado y “menos mal” que tenemos a el mierdecito. Pues veamos que ha hecho el ricitos de oro en este tiempo.

 

Los números

Intentaré sintetizarlo. Contrastado en diversas fuentes.

Liga: 8 goles – Se han jugado 27 jornadas, él ha jugado 26 – Promedio: 0,31

Copa: 3 goles – Son partidos menores y sólo ha jugado 3 – Promedio: 1

Champions: 2 goles – Ha jugado los 7 partidos – Promedio: 0,29

SuperCopa: 1 gol – Sólo se jugó 1 partido – Promedio: 1

Promedio total: 0,37 goles por partido.

 

Partidos totales que ha jugado: 37

Goles: 14
Asistencias: 4

Voy a profundizar:

Goles a pases de la muerte: 3.
No ha tirado penaltis.

Pases de la muerte claros, de pasar el balón al centro y rematar a puerta vacía o semi-vacía. Los asistentes fueron Jordi Alba, Luis Suárez y Leo Messi. Pero si hilamos muy fino, Messi le ha dado otros dos pases decisivos, dejándole el gol hecho. Es decir, de 14 goles, 5 se los han regalado. En 37 partidos, el mierdecito ha marcado 9 goles de peso y dado 4 asistencias. Lamentable.

Y esto son los números de los méritos, de las acciones que tienen éxito. Obviamente, los números de los fallos son mucho mayores en todos los jugadores del mundo, salvo Messi. Pero las ocasiones falladas de Griezmann son garrafales (falló un pase de la muerte en el último clásico). De las que se oye decir al de al lado: “mi abuela en silla de ruedas metía esa”. Se encuentra en la posición 21 del pichichi español y no aparece ni en la lista de los primeros 30 de la bota de oro. Catastrófico.

No está rindiendo. Es como jugar con uno menos. Ni está ni se le espera. Por mi ya puede irse a jugar al Fornite con Dembélé y dejarse de echar confetis por encima cuando marca su primer gol. Si tiene que hacer algún truco de magia, que sea el de desaparecer. Lamentable.

Las relaciones

Estos últimos días la prensa deportiva no tiene nada que vender. Pero tienen que sobrevivir, así que sacan cualquier cosa. Llueve sobre mojado cuando hablan de su relación truncada con Messi. Dudo que ahora se lleven mal. O al menos en el campo lo disimulan. Pero sí me creo que Messi estuviera cabreado con él cuando llegó. El capitán abrió la puerta del vestuario el año pasado al francés. Una puerta que no atravesó. A Messi no se le planta, desgraciado.

Leía ayer un artículo del periódico SPORT. “Griezmann no es feliz en el Barça”. Lo primero que me vino a la cabeza fue: “no te jode, ni nosotros con él en el Barça”. La noticia en si no dice nada relevante ni explican por qué está triste. El mismo medio también publicó que el mierdecito podría estar en venta este verano. Por el bien del club, eso espero.

1 comentario
  1. Sergio dice

    Mierdecito, ¿de verdad?

    ¿De verdad es necesario faltar al respeto para criticar a un futbolista que no es de tu agrado?

    Pensaba que las faltas de respeto en el periodismo deportivo estaban reservadas para el Chiringuito y compañía.

    Siento mucha pena por este artículo. Por varias cosas, pero el resumen es que soy de esa gente rara que se creía a Guardiola (y por supuesto que también a Bielsa y a tantos otros) cuando decían que lo importante es el «cómo» y no el «qué».

    No comparto tu crítica a Griezman, porqué deportivamente es muy barata, porqué solo habla de estadísticas, como si el fútbol fuera un juego matemática.

    Sin embargo, lo que menos comparto (y lo cual me parece muy deleznable) son las faltas de respeto.

    Ojalá esta falta de respeto haya sido tan solo un patinazo provocado por la extraña situación de confinamiento que estamos viviendo.

    Te animo a que sigas vertiendo tus opiniones aquí (si miras algo más que los números, será mejor), sin faltar al respeto a nadie.

    Un saludo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: