Carta de Libertad

Sunderland ‘Till I Die’: El fin de una era

0
FOTO: Sunderland Echo.

 

Hace unos años era inimaginable conocer las intimidades de un vestuario de fútbol, las reuniones entre los directivos o las estrategias de un club para conseguir acometer un fichaje. Pero el dinero abre todas las puertas y las de un equipo de fútbol no iban a ser menos. 

Las todopoderosas plataformas de entretenimiento siempre han apostado por el caballo ganador, equipos que dominan el mundo como el FC Barcelona o Manchester City. El documental del Sunderland rompe todos los esquemas hasta la fecha. Un equipo que lucha por ascender a la Premier League y que termina en tercera división. Ni los productores de Netflix se podrían haber imaginado tal catástrofe mientras grababan el declive de un club histórico como el Sunderland.

Un caos que nos muestra la cara amarga del fútbol, el fracaso estrepitoso de un equipo que llevaba 10 años en la Premier League y que le hizo perder alrededor de 260 millones de euros a Ellis Short, su ex dueño estadounidense.

Aunque lo que hace especial al documental es la afición. La fidelidad de los seguidores del Sunderland que a pesar de ver en decadencia al equipo de su corazón llenan el estadio jornada tras jornada para alentar a los suyos. De hecho el 27 de diciembre de 2018, el Sunderland consiguió un hito histórico al conseguir la mayor asistencia (46.000 espectadores) en la tercera división inglesa.

FOTO: Sunderland Echo

 “Seguir a un club como el Sunderland refleja con más autenticidad las emociones y realidades de la vasta mayoría de los fanáticos», dijo Leo Pearlman, el cineasta británico que dirigió la serie y es hincha del Sunderland. Pero lo que no se podía imaginar es que en realidad iba a materializar la catástrofe jamás vista por los black cats. Un documental que ha tenido un éxito brutal y que por desgracia no tendrá más temporadas.

En la actualidad, el Sunderland se encuentra en séptima posición, fuera de los puestos de playoff para ascender a Championship. Además, se rumorea que el actual dueño, Steward Donald, quiere vender el club tras dos años al frente de este. Un sinfín de fracasos que evidencian la mala gestión de un club que hace unos años se codeaba entre la élite y ahora se limita a luchar contra sus propios fantasmas. De lo que fue a lo que se ha convertido, y grabado por Netflix.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: