Carta de Libertad

Jofre: “Si te ficha el Barça es porque destacas, las cosas como son.”

0

Jofre Mateu González (40) es un exfutbolista profesional formado en la cantera azulgrana, que militó en el FC Barcelona, Mallorca, Levante, RCD Espanyol, Murcia, Rayo Vallecano, Valladolid, Girona, Atlético Kolkata y FC Goa. Su carrera estuvo marcada por los continuos traspasos, pero a pesar de ello, pudo disfrutar de su trayectoria profesional y vivir miles de experiencias que cuenta en exclusiva a Carta de Libertad.

 

¿Cómo fue la infancia de Jofre Mateu González?

Pues la recuerdo como una infancia muy feliz y muy buena. Éramos una familia numerosa y vivía con mis padres y mis tres hermanas en una casa con jardín. Al lado de casa teníamos un campo de fútbol, así que podía disfrutar de lo que me ha apasionado siempre: poder salir a jugar con la pelota.

En seguida, con una edad bastante temprana, me vine a Barcelona, con 13 años, porque firmé por el Barça e ingresé en La Masía. A partir de ahí, tuve que dejar de ser un adolescente para empezar a ser prácticamente un adulto prematuro y un semiprofesional bastante joven.

 

¿Tuviste siempre claro siempre que te dedicarías al fútbol desde pequeño? ¿Destacabas por encima del resto?

Absolutamente siempre. Tenedlo claro. Si te ficha el Barça es porque destacas, las cosas como son. Y más allá de que me fuera bien, en ningún momento me planteé ninguna otra vida que no fuera la de ser jugador de fútbol. Con más o menos dificultades que van llegando a medida que vas avanzando por las diferentes etapas fui avanzando, pero ni con esas me planteé dudas. Es cierto, que pasé algunos malos ratos, pero duda no tuve ninguna. Desde pequeño siempre he tenido claro que era mi pasión y se me daba bien, por lo que jamás me planteé ningún otro escenario que no fuera ser jugador de fútbol.

 

¿Cómo valoras a La Masía? ¿Crees que en los últimos años la política del club de apostar por la cantera ha quedado un poco olvidada?

Pues sí. Aunque no tanto olvidada, sino más bien creo que han hecho una apuesta distinta. Pero, creo que si realmente hay una apuesta firme y una fe en que puedas sacar jugadores, lo sigues haciendo. Muchísimos futbolistas que ahora mismo están en la primera plantilla han pasado por las categorías inferiores y, si no se hubiese apostado por ellos, a pesar de no ser unas grandes figuras en su etapa formativa, no hubiesen llegado a ser lo que son ni a tener el protagonismo que tienen actualmente en el Barça o en otros clubes.

Particularmente, soy partidario de que se apueste por la cantera, a pesar de que aparentemente no sean futbolistas extraordinarios en categorías inferiores. Por otro lado, también es verdad que la apuesta en estos últimos tiempos, aunque ahora no tanto, es mucho más de hacer negocio que de alimentar al primer equipo. Por tanto, no es que se haya abandonado La Masía, ya que sigue funcionando y teniendo muchísimo talento, aunque su gestión sea mejorable.

 

¿Qué compañeros tuyos de La Masía crees que no han sido valorados lo suficiente? 

Ostras, es una buena pregunta… Bueno, yo no sé si no se les ha valorado lo suficiente o es que al final si no tienes el ruido mediático que acompaña a todo un Barça quedas en un segundo plano. Gabri por ejemplo, es un jugador que ha hecho una muy buena trayectoria y que ahora tampoco diríamos que la gente le tiene en un pedestal, probablemente porque tampoco sea necesario, pero ha hecho una buena trayectoria. Ha estado en clubes importantes y a muy buen nivel, aparte de lo que dio en el Barça.

Luego, quizás también Miguel Ángel, que fue jugador del Levante, del Málaga y del Betis. Coincidimos unos cuantos años e incluso en el filial del Barça tampoco acababa de tener un gran nombre, sin embargo, era un futbolista que funcionaba muy bien. Aunque no acababa de ser titular en la cantera, se puede decir que ha hecho una trayectoria profesional extraordinaria. Más allá de ellos, creo que sería una lista complicada y sin jugadores con mucho nombre. En general, los que han funcionado muy bien sí han tenido su reconocimiento.

«Últimamente, La Masía se ha utilizado más para hacer negocio que para alimentar al primer equipo.»

¿Qué sentiste por al anotar tu primer gol en la élite en el Camp Nou?

Pues mira, en aquel momento se me juntaron muchas mezclas en la cabeza, lo recuerdo muy bien. Marqué ya con el resultado muy en contra y con un equipo con muchos suplentes, ya que era el último partido de liga. El partido era en el Camp Nou y con una derrota, con lo cual el público tampoco acababa de estar muy con los jugadores, a pesar de haber ganado la competición.

Cuando un jugador debuta en un momento así, no sabes muy bien cómo reaccionar, tienes que ir con mucho cuidado. Lo recuerdo muy contenido todo. Además, se dio que en aquella situación todavía estaba en La Masía y los compañeros me pusieron una pancarta en la esquina del campo. Ya empezaba a tener esa sensación de ser una cierta referencia para según que gente joven de La Masía como Andrés Iniesta, Pepe Reina o Víctor Valdés. Sentía esa responsabilidad de actuar de una manera consciente, pero a la vez disfrutar del momento. A pesar de que fue muy contenido, lo recuerdo con mucho cariño igualmente.

 

El club históricamente ha apostado mucho por la cantera, ¿por qué contigo, quizás, no fue así?

Bueno, creo que por dos aspectos. El primero fue mi renuncia a ir a la convocatoria de Old Trafford por mi examen de selectividad, la cual no sentó muy bien ni a Van Gaal ni Serra Ferrer ni a nadie en el club. Vieron que tenía otras prioridades, con lo cual seguramente la decisión no me ayudó mucho. Sin embargo, en aquel momento pensé que era lo que tocaba y veía que tenía confianza del entrenador, por lo que no me pareció que no ir me supusiera perderla. Por otro lado, se juntó además que habían fichado a Boudewijn Zenden y no acababa de funcionar. Era un fichaje que había traído Van Gaal y no estaba rindiendo muy bien. Ponerle la competencia de un chaval que probablemente hubiese alimentado más los rumores, tampoco me vino muy bien, la verdad.

 

En la temporada 2001-2002 te ficha el Levante.¿Te lo tomaste como un paso atrás en tu carrera o como algo positivo porque seguramente serías titular en el equipo granota?

Pienso que en ese momento tuve la entereza de tomarlo como correspondía. Primero mal porque la salida del club en el que has soñado jugar siempre es un paso difícil, más aún a esa edad. No acabas de aceptarlo. Te parece que seguramente podrías haber podido continuar si hubiesen apostado por ti. Los pensamientos se te van por muchos lados.

En cuanto a mi oportunidad de irme al Levante… Yo no tenía esa certeza de que podía ser importante, por lo que fui un poquito asustado, pero supe gestionar ese miedo. Me puse las pilas como nunca antes ni después hice en mi carrera y me dije: «esta es la mía, ahora sí voy a demostrar el jugador que se ha perdido el Barça y el que puedo llegar a ser».

Cuando sales de un club grande, sales con una etiqueta de futbolista con calidad, pero que tiene sus carencias. En ese momento, me dije: “esto o lo agarro fuerte o a ver cómo me irá en el futuro.” Ese primer año en el Levante marcó un devenir en mi profesión. Creo que el Levante ha sido el equipo que realmente me ha empujado al fútbol profesional.

Jofre controlando un balón. FOTO: ABC.

Has podido vivir la cara más dulce del fútbol en forma de: ascensos, alguna liga, la Copa del Rey con el Espanyol, etc., pero también has vivido el lado más amargo: los descensos. ¿Cómo viviste esas situaciones?

Pues al final cada uno de una manera distinta. Para mí descender con el Levante de Primera, después de haberlo subido y con el amor que le tenía yo a ese club, fue frustrante. Además, el bajar probablemente supondría abandonarlo, y así fue. Mi idea era mantenerme en Primera División, por lo que descender era un palo grande porque tendría que abandonar mi casa, mis compañeros, gente del club a la que cogías mucho cariño y a la que sabías que estabas perjudicando por ese aspecto deportivo, etc.

En cambio, los otros descensos han sido distintos. Generalmente, han sido porque el año no fue bueno… El del Levante lo recuerdo por el trastoque de circunstancias que afrontaba. Los otros son momentos puntuales muy duros, al igual que los ascensos son momentos muy buenos de celebración, sin embargo, son una cosa más aislada, digamos.

 

En tu etapa del Espanyol, Valverde no contó contigo.¿Qué te parece como técnico y qué opinas también de su salida del FC Barcelona?

Cuando llegó Valverde recuerdo que me llamaron del club para decirme que no contaban conmigo. Como mi idea era mantenerme en el club, quise hablarlo con él directamente para que me lo dijera. El año anterior, Lotina no había contado conmigo y, aprovechando que no continuaba, quería volver a intentarlo con Valverde la temporada siguiente.

Él me contó que tenía otros planes y se lo agradecí mucho porque fue muy claro. Me facilitó la decisión. De todos modos, fue una lástima porque creo que si me hubiese quedado en el Espanyol hubiese podido tener una mejor trayectoria en el club.

Me parece que es un entrenador extraordinario, una persona honrada y un tipo fantástico que se ha encontrado con unas circunstancias muy difíciles de lidiar, en un equipo como el Barça. En este sentido, o eres muy como es él, con su manera de gestionar las cosas, o eres un tío extraordinariamente ambicioso que va a un sitio a cambiarlo todo a riesgo de que te puedas pegar una castaña. Creo que castañas se va a pegar pocas porque mide las cosas bien y aunque hablo desde las referencias y desde la distancia. Él prefiere antes una cierta comodidad y evitar los enfrentamientos y las malas historias, a apostar por algo en lo que crea firmemente. Esto le hace salir bien de todas partes, pero en un club como el Barça, ahora le ha tocado esta parte.

Vamos a tu aventura por India. Habiendo tantos países, tantas ligas, tantos clubes, ¿por qué India?

La India me ofreció la posibilidad, en el momento en el que estaba muy cerca de la retirada, de tener lo que estaba buscando: un país extranjero en un período de tiempo corto. Nada más que eso. Ni siquiera una oferta económica, me daba igual. Yo quería seguir jugando a fútbol, pero no aquí. Pensaba que en España se me había acabado el poder jugar donde a mí me motivase.

En el último año en el Girona, jugué muy poco y las ofertas que me llegaban eran apuestas que me motivaban poco y que económicamente tampoco me compensaban. Entonces, busqué algo en el extranjero que fuese para no mucho tiempo y que me permitiera seguir jugando teniendo una experiencia distinta. Entonces, apareció lo de la India y lo tomé.

 

¿En qué se distingue ese fútbol del nuestro? ¿Se vive con la misma intensidad?

Con la misma no. Lo viven con muchísima pasión, pero de una manera distinta. No es tanto por la afición al juego ni por disfrutar del espectáculo, sino por toda la masa de gente que lo disfruta. Celebran igual los goles del equipo local que los del visitante. Lo viven y llenan estadios, pero no es tanto por la pasión por un club, ya que no son clubes con grandes historias. Es otra manera de vivirlo. Son muy mitómanos, entonces les parece que la gente que está jugando en ese campo es muy de admirar. Es diferente, pero sí que son apasionados.

 

¿Cuál sería tu mejor recuerdo de tu paso por el fútbol indio?

Hay muchos, pero los mejores fueron en el primer año cuando gané la liga y el segundo año con FC Goa, jugando la final contra Chennai. Era el minuto 87 y con 1-1, apareció la oportunidad con la que sueñas de pequeñito: una falta al borde del área, en tu lado bueno. Metí el gol y fue mágico para mí. Marqué en casa, al final del partido y de falta. Podríamos haber ganado el título gracias a un gol mío, pero… Metí el gol, en el 89 nos empataron y en el 93 nos metieron el 2-3 (risas). Aun así, el momento del gol fue algo inolvidable.

«Mi renuncia a ir a la convocatoria de Old Trafford por mi examen de selectividad no sentó bien al club.»

¿Cuáles crees que eran tus virtudes y cuáles tus carencias, Jofre?

Hombre, yo era un jugador mayormente rápido, habilidoso y con buena visión. Diría que era un jugador que generaba bien la jugada para que la terminara otro. Tenía capacidad de dribbling y, sobre todo, de velocidad, además de la habilidad de no necesitar mirar para saber qué estaba sucediendo. Eso me ha dado una ventaja, respecto a los otros. Y, ¿carencias? Pues para ser un jugador ofensivo no era especialmente goleador. Ahí fallaba bastante. Finalmente, en el aspecto de la ambición y de sobreponerse y saber llevar las circunstancias, tampoco he sido el mejor.

 

En cuanto al paró por el COVID-19, ¿qué crees que debe hacerse con LaLiga? ¿Qué crees que es lo más justo?

Personalmente, el “sea como sea” no lo pongo como apostilla, pero creo que dentro de lo que se pueda habría que terminarla, por una cuestión, ya no de supervivencia de los clubes, que muchas veces nos olvidamos, pero es imprescindible, sino también de justicia con lo que se ha hecho hasta ahora. Siempre que se pueda, los que están muy bien y han hecho buena temporada pues que tengan el premio y los que están peleando por conseguir algo que han estado luchando por conseguir durante muchos meses que no se queden sin saber lo que hubiese pasado. Lo justo sería poderlo terminar todo, pero hay que ver si es posible. Creo que hay que terminar, pero no a cualquier precio, ni hacerlo de cualquier manera. No es una resolución fácil, lo sé, pero en la medida que se pueda, ojalá se puedan terminar las competiciones.

 

¿Mejor amigo que te llevas del fútbol?

Mario Rosas y Quique de Lucas

 

¿Anécdota más divertida?

¿Tengo que decir una? (risas) La más divertida… La primera que me viene a la cabeza es la noche que nos fuimos a la bandida, Mario y yo, con el buggie del hotel de concentración que estaba en un campo de golf y tuvimos que dejarlo tirado en un bunker de arena porque no sabíamos cómo salir. Nos fuimos corriendo a la habitación, esperando que al día siguiente nadie supiera que lo habíamos cogido.

 

¿Gol más bonito que has hecho en tu carrera?

Creo que fue en el campo del Alavés con el Levante.

 

¿Gol más importante de tu carrera?

Podría ser el de falta con el Goa si hubiéramos acabado ganando. Si hubiera acabado el partido en el 89 hubiese sido ese porque era el título. Pero de no ser ese, el más importante quizás uno que metí con el Valladolid en playoff al Córdoba.

 

Jofre regateando a Zidane. FOTO: Mundo Levante UD.

 

¿Jugador de los que has coincidido que para ti es el de mayor calidad?

Pedja Mijatovic

 

¿Rival más duro en el centro del campo?

José ‘El Loco’ Acciari

 

¿Rival más difícil de superar?

Fue compañero y alguna vez rival, Carles Puyol, sin duda

 

¿Mejor socio en la cancha?

Paco Peña

 

¿Jugador que más te ha enseñado?

Vicente Blanco ‘Tito’

 

Y vamos con las tres últimas. ¿Me sabrías decir los mejores jugadores históricos por posición?

Me voy bastante reciente porque históricamente no me puedo ir muy atrás, al no haber visto a muchos.

 

¿Te atreves a decirnos cuánto dinero tienes en el banco?

Yo tengo quizás el presupuesto de algún club, pero muy, muy pequeño (risas). En el banco puedo tener… Mira te digo lo que tengo en patrimonio que oscila entre el medio y el millón de euros.

 

¿Cuál sería para tí el mejor XI con jugadores actuales?

 

 

Esto sería todo, Jofre. Muchísimas gracias por atendernos, te deseo que te vaya todo muy bien y que logres tus metas profesionales, del mismo modo que lo hiciste sobre los terrenos de juego. Un fuerte abrazo.

Muchísimas gracias e igualmente.

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: