Carta de Libertad

Sin público, sin diversión

Luego de la pandemia del coronavirus, el fútbol volvería a jugarse a puertas cerradas.

0

Hasta el momento, el coronavirus ha infectado a más de 2,3 millones de personas en todo el mundo, mientras que la cifra de decesos en todo el mundo supera los 165.000 y la de los recuperados, los 611.000. A nivel global la pandemia se encuentra en una fase de repunte, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), con una tendencia a alza en los contagios y el número de fallecimientos. Aún así, las principales ligas del mundo han concebido cronogramas muy optimistas que apuntan a reiniciar los calendarios deportivos en cuestión de semanas, para que los fanáticos puedan volver a disfrutar de sus equipos, aunque sea desde el sillón de sus casas…

La situación no solo ha afectado al fútbol, sino también a otros deportes como el básquet o el tenis, donde también se tomaron las medidas correspondientes para poder volver al ruedo sin que la integridad física de los protagonistas se vea afectada por esta pandemia.

En la NBA, los expertos sanitarios advirtieron que no se podrá jugar baloncesto por lo menos hasta junio, y se rumorea que la liga considera diversos escenarios, como series de playoffs más cortas y que compitan en arenas sin público. Por el lado del tenis, con ambas giras profesionales paralizadas al menos hasta julio, el entrenador de Serena Williams planificó una liga independiente para disputar partidos sin público a partir del 16 de mayo. Wimbledon fue cancelado y el Abierto de Francia fue reprogramado al 20 de septiembre.

Por el lado del fútbol, que es lo que más nos interesa, la Premier League confía en regresar a las canchas el próximo 8 de junio al igual que la Bundesliga a partir del mes de mayo (podría ser agosto si se extiende la prohibición de eventos masivos) o La Liga, aún sin fecha estimativa. En Sudamérica, sucede algo parecido ya que en la Argentina, se contempla la posibilidad de que la pelota vuelva a rodar dentro de poco tiempo, aunque son solo especulaciones. Lo cierto y preciso es que la vuelta del fútbol será sin público para evitar las concurrencias masivas de gente y, de este modo, tratar de que la curva de contagios no se eleve al nivel de volverse incontrolable, pero ¿sería un beneficio?

Las situación económica a nivel mundial no es la mejor, y en el ámbito deportivo no hay excepciones: hace unas horas, se filtró un informe del Barcelona donde la institución catalana evalúa opciones con respecto a la vuelta del público. En un escenario, se plantea que la gente podría retornar al Camp Nou a partir de mediados de noviembre, en siete meses, mientras que el otro es bastante más desolador y estima jugar a puertas cerradas hasta febrero de 2021. Sea cual sea la decisión, la pérdida económica sería bastante grande si tenemos en cuenta que por cada partido que el blaugrana juegue en condición de local por Champions League, al club le ingresa una suma cercana a los seis millones de euros dos millones por cada cotejo correspondiente a La Liga. A esta pérdida, podemos sumarles las enormes obligaciones de pago entre sueldos y demás.

Cesar Luis Menotti, Director de Selecciones Nacionales de AFA (Asociación del Fútbol Argentino) y exentrenador de la Selección Argentina, se refirió a esta posibilidad y aseguró que «el fútbol sin público es otro deporte. No podría ver un partido así, me haría mal. Nací hincha antes que futbolista y ver un estadio vacío, me hace mal». “Salir a una cancha sin público es como si Frank Sinatra tuviera que subir al escenario de un teatro que está vacío. Es una tristeza absoluta para los protagonistas y para el público», agregó.

Dicho esto, me preguntó: ¿es un beneficio que el fútbol vuelva a jugarse sin que los fanáticos puedan ir a un estadio a alentar a sus equipos? Es evidente que no. Ni desde el lado económico ni desde lo sentimental por los colores. Será cuestión de tiempo y esperar un poco más para que la situación se normalice, pero ojalá que quienes dirigen este hermoso deporte se replanteen esta decisión y se pongan del lado de quien está sentado en la grada, cantando los noventa minutos por su equipo. No será lo mismo verlo desde el sillón.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: