Carta de Libertad

De la pelota a los billetes

El fútbol ha dejado de ser una pasión de multitudes para ser el negocio de pocos.

0
Foto: Financial Times.

Es de público conocimiento que el fútbol es uno de los deportes que más fanáticos atrae y, por ende, de los que más dinero mueve en el mundo y es justamente este factor el que motiva a los multimillonarios árabes, más conocidos como ‘jeques’, a invertir en diferentes clubes alrededor del planeta. De hecho, en la última década, muchos de ellos han tomado gran protagonismo y abrieron varios interrogantes: ¿cuál es el objetivo de estas adquisiciones? ¿es beneficioso para el deporte este poderío?

Mansour bin Zayed Al-Nahyan, político y empresario emiratí miembro de la familia gobernante de Abu Dhabi y del Consejo Supremo del Petróleo, es uno de los más famosos debido a que sus condiciones financieras le permitieron formar su propio grupo económico (City Football Group) y a partir de allí convertirse en el máximo propietario de equipos como el Manchester CityGirona Fútbol Club, New York City, Melbourne CityYokohama F. Marinos o el Montevideo City Torque.

Nasser Al-Khelaifi, es otro de las personalidades más importantes dentro de este imperio, ya que desde el 2011 es el dueño del Paris Saint-Germain y, desde entonces, el equipo francés es casi imbatible en su territorio no solo en lo deportivo, sino también en lo económico ya que se ha posicionado a nivel mundial con la compra de grandes jugadores.

En las últimas horas y, según lo informó el medio británico ‘Daily Mail’, el Newcastle United también pasará a estar en manos árabes. En esta ocasión, la institución que hoy es propiedad de Mike Ashley será comprada por el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita (PIF), una entidad que cuenta con un presupuesto valuado en 368 mil millones de dólares, lo que transformaría a ‘Las Urracas’ en el club más poderoso de la Premier League, con el fin de darle más jerarquía al plantel con incorporaciones estelares y así cobrar más protagonismo, tanto en el fútbol inglés, como en el plano internacional.

Pero no todos los jeques que han invertido dinero en el fútbol han logrado resultados positivos, y Abdullah ben Nasser Al-Thani es un ejemplo de ello. Este jeque catarí adquirió en junio de 2010 al Málaga C.F. español, y si bien es cierto que el equipo tuvo una gran actuación en la Champions League de 2012/13 al llegar a los cuartos de final, la siguiente temporada el club fue suspendido por la UEFA debido a sus grandes deudas. El club tuvo temporadas buenas y otras regulares, y en abril de 2018 descendió a la Segunda División de España.

Entonces, ¿de qué sirve desbordar un plantel de figuras y gastar miles de millones en estos refuerzos? Es que la economía árabe permite la inmersión de sus multimillonarios personajes en clubes de fútbol de todo el mundo, los cuales se ven altamente seducidos por la inyección económica prometida y de la cual podrían tener beneficios impensados. El fútbol contemporáneo se mueve con dinero y esto solo significa una gran oportunidad de negocio para los jeques. Pero no se tiene en cuenta que una mala administración puede desembocar en una sanción de tal magnitud que puede causar, incluso, la exclusión de una competencia, como fue el caso del Manchester City de la próxima Champions League, y darle un buen disgusto a la gente que lo sigue fielmente. Nada tiene que ver con el fanatismo de sus hinchas o la pasión por el deporte en sí.

«¡El fútbol es un gran negocio!», decía William McGregor, fundador de la Liga de Fútbol Inglesa y antiguo presidente del Aston Villa FC, en su libro allá por el año 1905 refiriéndose  a los beneficios de taquilla obtenidos en las semifinales de la FA Cup de aquel año. Hoy, 115 años después, esta frase se sigue escuchando y es totalmente utópico pensar en los orígenes del fútbol, cuando pagarle a un futbolista era mal visto. Aunque hay que admitir que sería algo maravilloso ver a los deportistas actuales jugar realmente por amor a la camiseta y no por un incentivo económico.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: