Carta de Libertad

Independiente en apuros

 

El club de Avellaneda atraviesa por una cruda realidad, en cuanto a lo
económico que golpea y fuerte, deudas de pases y contratos son unas de las
muchas piedras en el zapato. La dirigencia comandada por Hugo Moyano,
que tuvo sus años dorados, con la obtención de 2 títulos y buenos resultados.

 

Pero todo terminó en el 2019, Ariel Holán dejaba vacante el puesto de director
técnico, luego de este suceso el club se fue desmoronando. Ese mismo año
tras gastar 15 millones de dólares, en adquisiciones que no rindieron,
empezaron a llegar las malas noticias para el Orgullo Nacional. Estas fueron
propias de una deuda por un pase de 2 jugadores, llegados en 2018, estos son
Silvio Romero, actual capitán, y Cecilio Domínguez, quien llegó como una
apuesta a lo deportivo. El que se convirtió en la compra más cara de la historia
del club en una cifra cercana a 6,5 millones de dólares, pero que a pesar de
todo no supo lucir sus mejores partidos vistiendo la camiseta del Rey de
Copas.

Todo esto fue empeorando mes a mes. Tras la llegada de Lucas Pussinneri al
club muchos vieron luz al final del camino, por cómo se manejó en el mercado
de pases e incorporando muchos jugadores de la reserva al primer equipo.
Este logró antes de la suspensión de la Copa de la Superliga dar una
demostración de lo que el ex jugador del rojo vino a hacer como DT. Pero no
nos desviemos de nuestro punto principal. Las deudas que, al día de hoy, son un
nudo en el cuello de la dirigencia, tiene como noticia más reciente el rumor que
tomó fuerza. Gastón Silva se declaró como agente libre ante la FIFA por la
deuda que el club tiene con él, y tras de él viene una fila con la misma
problemática, si la comisión directiva no toma cartas en el asunto podría ser un
mal año para el club.

Esta, ve con optimismo que todo se va resolver con ventas y dinero que
ingresaría al club, pero ciertamente el presente es malo y el futuro incierto.

 

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: