Carta de Libertad

El sueño de (casi) todos

Grandes apellidos del fútbol mundial han demostrado sus deseos de vestir la camiseta de Boca Juniors en algún momento. Los motivos son evidentes.

0

Durante los últimos meses, más de uno se ha sorprendido al escuchar a varios jugadores de élite decir que se mueren por vestir la camiseta de Boca Juniors en algún momento de sus respectivas y, en algunos casos, extraordinarias carreras. Es más, no solo podríamos armar un once titular, sino también un banco de suplentes con futbolistas que han confesado este deseo.

Desde Roberto Baggio hasta Dani Alves, pasando por MaterazziGatussoPodolski, Cavani, Torreira, Gignac, RondónFelipe Melo y, hasta Griezmann, se han declarado fanáticos del conjunto Xeneize. Pero, ¿por qué? ¿que tiene Boca que no tenga cualquier otro equipo? ¿por qué desde cualquier parte del mundo se habla de la camiseta azul y oro o de La Bombonera?

Muchos podrán decir que se debe a que es el equipo de Diego Maradona, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, o de Juan Román Riquelme, uno de los futbolistas más talentosos que ha dejado nuestro fútbol, y todos estos apellidos lo siguen por ser fanáticos de estos ídolos. Otros dirán que es por «moda» o por, simplemente, haber escuchado que es uno de los equipos grandes de la Argentina y lo apoyan sin siquiera ver algún partido. Pero no, Boca es Boca y trasciende fronteras. Va más allá de lo que pueda significar dentro del campo de juego.

Boca llama a la pasión. Se ve en cada partido cuando La Bombonera está repleta y late para alentar al equipo. Cualquiera que pise su estadio, se sumará a los cánticos de la hinchada. Todo esto hace que Boca sea distinto al resto y llame la atención de cualquier futbolista que haya jugado en otra liga. Y además, está la llamada mística, por la cual cualquiera daría todo por vivir esa experiencia.

Sumado a todo esto, tengamos en cuenta que el Xeneize tuvo su época dorada a partir del 2000, cuando muchos de estos futbolistas eran muy chicos y recién empezaban a ver fútbol. Era el equipo del momento. El que supo ganarle la Intercontinental al Real Madrid y al Milan. Entonces ese fanatismo y romance por Boca perdura con el correr de los años porque, seamos sinceros, el cariño por el equipo de la niñez nunca se pierde.

Es un asunto imposible de discutir. Lo que Boca ha logrado con el correr de su historia es admirable y despierta el respeto de todos. Por eso, no hay que sorprenderse cuando futbolistas de semejante magnitud también lo hacen. Si uno comprende lo que es Boca, entenderemos que es diferente al resto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: