Carta de Libertad

¿El “nuevo” fútbol sigue siendo fútbol?

El fútbol ha vuelto por fin, ¿pero a qué coste le hemos dejado volver?

0

Si nos preguntan a cualquiera de nosotros hace unos meses sobre que esperábamos de la temporada 19/20, seguramente nadie hubiera apostado por una pandemia global que parase todas las grandes ligas, que se aplazara la Eurocopa, la Copa América y los JJOO de Tokio. Después de 3 meses de largo parón, el fútbol ha vuelto, hecho que nos alegra, pero como todo aquel que se va a la guerra, no ha vuelto siendo el mismo. ¿Podemos seguir considerándolo fútbol o estamos ante una algo totalmente diferente?

El COVID-19 nos ha cambiado a todos sin excepción, por lo que el fútbol también ha de cambiar para adaptarse a esta nueva realidad, incorporando protocolos sanitarios para cuidar a la gente que trabaja en los estadios y ciudades deportivas, protegiendo a los equipos con tests para evitar contagios y todo lo que esté en nuestra mano para proteger al mundo del fútbol para que poco a poco vuelva a la normalidad. Y aunque estos cambios puedan parecer pesados, quizá podamos sacar cosas positivas. En mi opinión, al tener hasta 5 cambios y convocatorias de 23 jugadores el fútbol es mejor, los entrenadores tienen muchas más posibilidades para cambiar el sino del partido, lo que sin duda favorece enormemente al espectáculo.

Aunque por supuesto no todo iban a ser buenas noticias, también han llegado cambios que rompen con el espíritu del fútbol, como pueden ser las pausas por hidratación, que serían comprensibles en partidos con altas temperaturas, pero que fuera de esta situación lo único que hacen es cortar el ritmo del partido y empobrecer el partido. Pero sin duda, el mayor de los pecados es que no haya público. Pese a que se ha hecho un esfuerzo en el sentido de crear una atmósfera de público con cromas y sonidos ambientes, no podemos compararlo con el rugido de una afición desbocada empujando a su equipo para ganar. Buena prueba de ello es el derbi sevillano, que inauguró el fútbol español tras el parón, en el que no pudimos encontrar ni un ápice de la intensidad vivida en derbis anteriores. Me quedo con una frase que escuché referente a este partido, “un derbi es la mitad de bueno si falta la mitad del equipo”, y es algo en lo que todos estaremos de acuerdo, el fútbol sin afición no es lo mismo.

Toca asumir que el fútbol ha cambiado, tenemos que aceptar que tardaremos en volver a disfrutar del verdadero fútbol, ese que nos pone los pelos punta cada vez que oye cantar a Anfield el You‘ll Never Walk Alone, el que nos pone el corazón a mil al ver la remontada en el último minuto de nuestro equipo, el fútbol que de verdad nos gusta. ¡Así que solo queda por decir una cosa, fútbol ojalá regreses pronto!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: