Carta de Libertad

Defraudar no entra en los planes de Martin Braithwaite

0

Cuando se oficializó el fichaje de Martin Braithwaite por el FC Barcelona, todo aficionado al fútbol se quedó asombrado. ¿Cómo era posible que el delantero del Leganés, el colista de La Liga, y con unas estadísticas corrientes fichase por uno de los mejores equipos del mundo?

La lesión de Ousmane Dembélé fue la consecuencia de este fichaje. El conjunto blaugrana necesitaba suplir a la fugaz estrella francesa en febrero, y tan solo podía acudir a la liga española para fichar. Las opciones eran pocas, y era evidente que los demás equipos no iban a ceder a perder un jugador en mitad de la liga y con el mercado de fichajes cerrado. La víctima fue el Leganés, aunque se desembolsó 18 millones de euros por un jugador que en otras circunstancias no hubiese costado ni la mitad.

“Donde no llega tu calidad, llegan tus huevos”, dijo una vez Carles Puyol. Pues el danés de 29 años ha demostrado con creces que quiere aprovechar la oportunidad de su vida. En un equipo donde la seña de identidad ha desaparecido en los últimos años, ya no llama la atención ver a jugadores que a priori no tienen ADN Barça. El clima entorno al fichaje de Paulinho es el precedente más claro. De ser el hazme reír a callar bocas en cuestión de una temporada. Más tarde el Barça siguió apostando por un perfil distinto con Arturo Vidal y tampoco ha defraudado. En el caso de Braithwaite no es tanto el estilo de juego, sino el nivel futbolístico.

 

FOTO: 90 min

 

Toulouse, Middlesbrough, Girondins de Bourdeaux y Leganés son los equipos donde ha jugado Martin Braithwaite. Tan solo en dos temporadas ha pasado la cifra de más de 10 goles. Pero como parche en un Barça que no acaba de convencer, no es una mala alternativa. Desde su llegada se ha dejado la piel en el campo, ha aprovechado todos sus minutos y tras el parón ya ha conseguido su primer gol. En una liga excepcional que en vez de jornadas disputadas son finales, un jugador que aporte en todos los aspectos del juego es diferencial. Es evidente que no tiene la calidad, ni registros de Antoine Griezmann, Luis Suárez o Leo Messi, pero a ganas no le gana nadie.

No se sabe cuánto durará el periplo en la odisea que está viviendo el jugador danés, pero defraudar no entra en los planes de Martin Braithwaite.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: