Carta de Libertad

Protagonista Puskas, leyenda real

0

La llegada de Puskas a Madrid acabó de encajar todas las piezas del puzzle merengue. Se sumó a una plantilla que ya contaba con jugadores como Di Stéfano, Kopa, Santamaría, Gento o Rial. Ferenc dejaba atrás grandes temporadas con el Honved de Budapest, equipo con el que había sido clave, ganando 5 títulos del campeonato húngaro.

Llego con 31 años y bastantes kilos de más. Fue una apuesta personal de Santiago Bernabéu, máximo dirigente del club en aquellos años. La afición no estaba segura de su fichaje, ya que vino pasado de forma, 12 kilos de más… Carniglia era el entrenador y decidió dejar a Puskas durante varios partidos en el banquillo, hasta que el presidente le dijo que había que ponerlo de titular. Entonces, lo puso y tardo poco, muy poco, en encandilar al público. Su desconocido fútbol se volvió rápidamente conocido gracias a su gran capacidad de anotar goles. Para muchos fue una de las zurdas mas potentes de la historia, de ahí su apodo como Cañoncito Pum.

Su debut en LaLiga se produjo en septiembre de 1958, en su segundo partido anoto al Gijón su primer hattrick, empezando así su historia goleadora en el conjunto blanco. Durante 8 temporadas consiguió marcar 156 goles en 180 partidos, ganando el trofeo pichichi durante 4 años, unos números espectaculares que rozan el gol por partido. Partícipe directo en la consecución de la copa del generalísimo de 1962 y de las 5 ligas seguidas del Real Madrid, entre 1961 y 1965.

En la edición de la Copa de Europa de 1959 fue decisivo para que el Madrid, vigente campeón, llegase de nuevo a la final. Puskas lesionado no la pudo disputar, pero ahí estaban Di Stéfano y compañía para rematar la faena. El año siguiente volvió como un tiro. Pancho demostró una vez más que pese a su edad nadie podía pararlo. Llegaron de nuevo a la final, esta vez si la disputó, y el partido finalizó 7-3 a favor del club de Chamartín. Nada puedo hacer el Eintrach de Frankfurt que vio como Puskas anotaba 4 goles y Di Stéfano los 3 restantes, un espectáculo de final que colocó al equipo como el mejor de la historia, ganándose el apelativo de Los Vikingos.

Fue partícipe de la mayor hazaña del club blanco, las 5 Copas de Europa consecutivas. En los siguientes años a Puskas le tocó perder la final, primero fue el Benfica y después el Inter. Di Stéfano anunciaría su retirada en 1964 y Ferenc pese a tener una fabulosa amistad con Don Alfredo decidió continuar en un grupo capitaneado por el gran Paco Gento y que contaba con jugadores jóvenes que prometían mucho, como Pirri, Amancio, Pachin, Sanchis, entre otros, un grupo de futbolistas españoles que en 1966 consiguió ganar de nuevo el trofeo europeo. Puskas no jugó la final debido a una recaída de una lesión que tuvo en el invierno de esa misma temporada, eso no le quitó que antes anotara 5 goles en dos partidos al Feyeenord y así ayudara al equipo a llegar a dicha final. El club ganó su sexto título y Puskas el tercero particular, fue máximo goleador de la competición en dos ocasiones, jugo 39 partidos y marco 35 goles, espectacular.

Su último partido con el Real Madrid fue el 8 de mayo de 1966, con 38 años. Dejó unas estadísticas alucinantes, 242 goles en 262 partidos. Historia del fútbol y del club merengue, es considerado sin ninguna duda como el mejor futbolista húngaro de todos los tiempos, además en el siglo XX fue elegido como el cuarto mejor de Europa y el sexto mejor del mundo. Puskas murió el 17 de noviembre de 2006, motivo por el cual la FIFA decidió poner su nombre a su galardón al mejor gol del año, un bonito recordatorio a uno de los jugadores más influyentes de dicha competición. Ferenc Puskas fue una leyenda de este deporte. Os animo a ver vídeos suyos para que podáis ver una barbaridad de goles y la facilidad anormal que tenía para perforar las redes rivales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: