Carta de Libertad

Vergüenza

0

Hoy por primera vez, siento vergüenza de mi club, siento vergüenza porque han traicionado los valores que lo definen. Los planes pueden salir peor o mejor, en este caso han ido muy mal, pero lo que no es admisible es lo que están haciendo con la imagen del club. El Espanyol es lucha, es unidad, es fe, es resiliencia, valores que la directiva ha decidido tirar por la borda.

La mañana ya comenzaba mal, amenazas contra los jugadores y la directiva aparecían en las paredes del RCDE Stadium y en la Ciudad Deportiva, pintadas hechas por aquellos que tampoco representan lo que es este club, pero que alimentaban las llamas que llevan quemando a este club desde inicio de temporada. Posteriormente, en un movimiento que nadie ha entendido, el club ha decidido seguir avivando estas llamas destituyendo a Abelardo, que poca culpa tiene de la situación del equipo, para poner a Rufete, quien hasta ahora era el máximo responsable del área deportiva y que nuca antes había ejercido de entrenador. Si alguien lo entiende que me avise porque estoy anonadado. Todos sabemos que las opciones de salvarse son ínfimas, pero en ningún momento se puede permitir que el club de la imagen de que ya nos hemos rendido. Una vez se traicionan los valores que definen a este club.

En un año hemos pasado de celebrar a pie de campo la celebración de la vuelta a la Europa League a ver como el club decide no luchar por salvar al club. Los jugadores, los entrenadores y las directivas vienen y se van, lo único que siempre permanece es la afición y los valores del club y todo eso hoy se ha cogido y se ha pisoteado sin un ápice de remordimiento.

Ahora mismo el Espanyol se quema como una falla mientras nadie hace nada por evitarlo. No estoy ni cabreado, ni triste, ni nada por estilo, solo siento vergüenza, porque todo aquello por lo que he luchado se viene abajo. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: