Carta de Libertad

Boca se autodestruye

Las diferencias internas en el Xeneize continúan y la polémica se torna más pesada.

0

La histórica y agónica consagración de Boca en la última Superliga, bajo el comienzo de un nuevo mandato presidencial de Jorge Amor Ameal, parecía significar una etapa de tranquilidad y bajo perfil para todo el Mundo Xeneize pero finalmente, la renovación del contrato de Carlos Tevez sacó los trapitos al sol y evidenció las diferencias internas que existen entre el delantero y la secretaría técnica de la institución comandada por, nada más y nada menos, que Juan Román Riquelme, además de grandes glorias del club como Jorge BermúdezRaúl Cascini Marcelo Delgado.

Todo se inició cuando, en medio del parate por la pandemia, la dirigencia del conjunto azul y oro inició las negociaciones con el entorno del «Apache» para cerrar lo que sería la renovación de su vínculo, que está próximo a finalizar. Diferencias económicas al comienzo y, políticas luego, hicieron que tanto Bermúdez como Cascini hablaran con la prensa sobre la situación y aseguraran que Carlitos era un «exjugador» cuando habían arribado al club, en diciembre del año pasado. Más tarde, Tevez puso paños fríos: «Me llegó y obvio que molesta, pero es para hablarlo puertas adentro», dijo el capitán, quien además, aseguró que iba a renovar su contrato. Parecía el punto final a una polémica innecesaria. Pero no.

En las últimas horas, el «Patrón» volvió a expresarse en las redes sociales: «Reconforta que haya medios independientes sin compromisos que aborden el tema con tacto y coherencia. La verdad prevalece siempre dónde la mentira hace muchos esfuerzos por aparecer», escribió, junto con un enlace a un artículo periodístico en el que se mencionan algunas supuestas maniobras del Apache junto con Daniel Angelici de cara a las próximas elecciones, que serán recién en diciembre de 2023. ¿Termina ahí? No, hay más porque, 24 horas más tarde, el colombiano arremetió nuevamente. Y aunque dijo que esperan la renovación de Tevez y Zárate porque son «bastiones deportivos», no se puede aceptar «el oportunismo político y la mentira al socio». Por ahora, desde el Xeneize desestimaron la contraoferta de Carlitos y habrá que seguir negociando.

Aunque este no es el punto más relevante ya que, seguramente lleguen a un acuerdo entre las partes y el delantero siga durante un tiempo más en el club, la situación no hace más que evidenciar que las internas son muy fuertes y todo esto perjudica la imagen de una institución tan importante. Con el cambio de dirigencia, siempre se buscó mantener un perfil bajo para que toda polémica quede puertas adentro y no logre alimentar a la prensa o, incluso, a los rivales. No obstante, este episodio es una mancha muy importante, no solo para Boca, sino también para el liderazgo de figuras tan importantes para la historia de la institución como Riquelme o los demás dirigentes.

Sin dudas se tomarán cartas en el asunto y, a partir de ahora, intentarán ser más prudentes con las declaraciones para que de un simple hecho no se haga una gran polémica que termine por perjudicar al club y generar una especie de grieta entre los hinchas. Como en todo ámbito, cuando hay un buen grupo detrás y, sobre todo, un buen clima de trabajo, los resultados llegan solos. Es el detalle que le falta pulir al Xeneize desde hace tiempo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: