Carta de Libertad

¿Ha encontrado Setién el sistema perfecto?

El Barcelona superó claramente al Villarreal con un 4-3-1-2 que funcionó a la perfección

0

El partido que hizo el Barcelona contra el Villarreal ayer es, seguramente, el mejor del club azulgrana en la era Setién. El conjunto culé le endosó un claro 1-4 a un Villarreal muy débil en defensa que se enfrentó a un Barça con un juego muy vertical y siendo un puñal constante en ataque. De no haber sido por la gran actuación de Sergio Asenjo y el gol anulado a Leo Messi, la goleada aún habría sido mayor.

Quique Setién hizo cambios ayer en la forma de alinear a los jugadores sobre el terreno de juego. Cuando vimos el once titular, todos pensamos que el Barça plantearía el partido con el 4-3-3 típico de Setién con Griezmann por la izquierda, Messi por la derecha y Luis Suárez en el centro del ataque. Pero el equipo saltó al campo con un sorprendente 4-3-1-2 que dio sus frutos y demostró que realmente el Barcelona hace más daño por el centro que por las bandas. La defensa y el centro del campo estaban situados prácticamente de la misma forma que con el 4-3-3, pero la parte atacante cambió totalmente de posición. Messi, que solía actuar por la derecha aunque con libertad de movimientos, se situó como media punta por detrás de Griezmann y Suárez, ambos actuando como nueve.

El gran beneficiado del cambio de formación que se vio en el partido de ayer es Antoine Griezmann. Hemos estado viendo al francés toda la temporada jugando en banda izquierda, posición donde no ha rendido a su mejor nivel. Nadie duda que Griezmann explota más su calidad cuando juega en el centro del ataque, como ya hizo contra el Betis en el Camp Nou y ayer en el Estadio de la Cerámica. Probablemente el partido de ayer fue el mejor de Griezmann en el Barcelona y lo culminó con un golazo con asistencia de tacón de Leo Messi. El argentino, al actuar permanentemente entre los delanteros y los centrocampistas, es el principal eje en el ataque azulgrana y todas las jugadas pasan por sus botas.

Quique Setién ha podido encontrar el sistema perfecto. De momento tan sólo ha utilizado el 4-3-1-2 en una ocasión, pero tal como fue, no sería sorpresa que el técnico culé la volviera a poner en práctica. La liga ya está muy difícil para el Barcelona, aunque no imposible, y es un buen momento para que el cántabro siga probando cosas nuevas para encontrar la clave del juego azulgrana, sobre todo de cara a la Champions League.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: