Carta de Libertad

No “Bale” la pena

Como viene siendo tradición en los últimos años, se avecina un continuo intercambio de golpes entre Bale y el Madrid por su continuidad, lo que nos hace pensar si de verdad les merece a ambos la pena esta unión.

0

Un verano más, volvemos a asistir al show de una de las relaciones más tóxicas en el mundo del fútbol, la relación entre Gareth Bale y el Real Madrid. Después de 7 temporadas de relación, lo que prometía ser una bonita amor, ha acabado siendo un suplicio para ambos, incluso para los aficionados, que ven desesperados como uno de los mejores jugadores que existen hoy en día y como el Madrid gasta dinero y minutos en un jugador que no da la talla.

Este verano parece que va a seguir el culebrón, ya que su agente, Jonathan Barnett, ha declarado que el galés está muy cómodo en el club blanco y no tiene ninguna intención de abandonar la disciplina blanca. Aun así, todo el mundo del fútbol sabe cuál es la situación, Bale se quiere ir y el Real Madrid lo quiere vender, pero ni uno quiere irse a cualquier equipo que le haga bajar sus pretensiones económicas, ni el otro quiere malvender a un jugador de talla mundial por cuatro duros. De hecho, el galés estuvo a punto de salir el verano pasado rumbo a China, pero en el último momento, cuando el jugador incluso ya estaba en China, el acuerdo se rompió, ya que los chinos apenas ofrecían 20 millones de euros, cuando Florentino pedía unos 50-60 millones por él. Al respecto, Toni Kroos ha hecho unas declaraciones que confirman este relato, ya que según el teutón, Bale se quería ir y tenía el visto bueno del club, pero a última hora cambiaron de idea y eso hizo enfadar al galés.

 

En mi opinión, y yo creo que en la de todos, excepto para el Madrid y para Bale, la solución pasa por un traspaso o una consecución de cesiones hasta que se acabe el contrato que les une. No puede ser que el Madrid gaste una ficha en alguien que no le pone ganas y lastra al equipo con su desidia, quitándole minutos a gente que se lo merece y se mata cada vez que salta al campo. A su vez, Bale no puede permitirse tirar a la basura su carrera, ya que su valor de mercado está cayendo en picado y está creando desconfianza en su ética de trabajo, hecho que puede perjudicar enormemente su futuro, ya que los equipos de primer nivel no querrán contar con él.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: