Carta de Libertad

Misma obra, diferentes personajes

Un año después, el Espanyol se ha encontrado con el mismo problema que tuvo la temporada pasada con Rubi, pero con los papeles cambiados. Si hace

0

Lo podríamos llamar karma, destino cruel o como queráis llamarlo, pero que al Espanyol se le ha repetido la misma historia que pasó el pasado verano, pero con los papeles cambiados, es un hecho. El verano pasado, Espanyol y Betis tuvieron un tira y afloja por Rubi que duró semanas y que lo único que trajo es un retraso en la planificación deportiva, que pagarían severamente, sobre todo los pericos, durante la temporada. Ahora, la historia se ha visto repetida entre Espanyol y Mallorca, con Vicente Moreno de por medio.

La única diferencia respecto al culebrón de la temporada pasada es que esta vez son los pericos los que necesitaban un entrenador y los baleares los que querían retener a toda costa al líder de su proyecto. Desde que se consumó el descenso del Espanyol, el club rastreó el mercado en busca del entrenador ideal que liderará el proyecto en Segunda, y quien mejor encajaba era Vicente Moreno, por ello se han lanzaron diversas ofensivas por el técnico valenciano, que tiene contrato con el Mallorca.

 El Espanyol empezó con las negociaciones con Vicente Moreno, quien mostró una buena predisposición para unirse al proyecto perico, y se llegó a un acuerdo relativamente rápido. Y aquí es donde empieza el show. Como era de prever, el Mallorca se negó a vender a su entrenador, con quien contaban al 100%, y se remitió a su cláusula de rescisión, que es de un millón de euros. Como ya pasó el verano pasado con Rubi, comenzó un incesante tira y afloja entre los dos clubes, en los que ni uno ni otro daba su brazo a torcer. Los pericos ofrecían la mitad de la cláusula, montante que los propietarios americanos del Mallorca no aceptaban. Tras unos días de tira y afloja, parecía que se había llegado a un acuerdo, ya que Vicente Moreno renunció a parte del dinero que le debía el Mallorca, todo estaba cerrado, incluso según personas cercanas a su entorno, el fichaje estaba cerrado y el técnico se dirigía a su localidad natal, Masanasa, para celebrarlo con su familia, pero en el último momento se deshizo el trato. Desde ese momento, un sinfín de rumores e informaciones, han surgido referente a la situación del fichaje, desde Iraola, técnico del Mirandés, siendo pillado en el aeropuerto de Mallorca, hasta supuestas declaraciones del técnico valenciano en las que declaraba que todo era falso y que se quedaba en Son Moix. Finalmente se ha llegado a un acuerdo y el técnico valenciano ha firmado por el Espanyol hasta 2023.

Para alivio de todos, este show dantesco ha llegado a su fin. Como la temporada pasada, el entrenador ha acabado saliendo, cosa comprensible, ya que es un error dejar liderar tu proyecto a alguien que no quiere estar en el club y que no lo dará todo por el. Aún así, esperemos que las consecuencias no sean tan graves como para los actores de la temporada pasada, donde el Espanyol descendió, el Betis estuvo cerca de hacerlo y Rubi fue despedido.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: