Carta de Libertad

Implosión en la burbuja

La famosa burbuja sanitaria implosionó en el Mundo Boca a días de volver al ruedo en la Copa Libertadores y todo se volvió un caos

0

Casi quince casos positivos de COVID-19 despertó el pánico en la burbuja sanitaria de Boca durante la semana pasada. Al día de hoy, hay unos veintidós futbolistas contagiados más algunos integrantes del cuerpo técnico y auxiliares, y la desesperación sigue en aumento entre los dirigentes, teniendo en cuenta que el regreso de la Copa Libertadores se ve cada vez más cerca. ¿Qué jugadores estarán disponibles? ¿Llegarán con ritmo futbolístico o en óptimas condiciones físicas? Estos interrogantes y más son los que se presentan en el conjunto xeneize día a día pero, por el momento, escasas son las respuestas.

Era una situación esperable. El apuro por volver a entrenarse, los tiempos tal vez imprudentes de la CONMEBOL y el avance del virus en la región, nos daban un panorama suficiente como para reflexionar y asegurar que era un tanto peligroso elaborar una «burbuja sanitaria» o un aislamiento de este tipo para resguardar al plantel que, en tan solo nueve días, debe medirse ante Libertad por la tercera fecha de la fase de grupos de esta Copa Libertadores. Incluso, la situación vivida en la concentración de River jornadas atrás, donde un integrante del cuerpo técnico dio positivo dentro de la misma y derivó en la suspensión de todas las prácticas por precaución, potenciaba la hipótesis de que este método era un error. Pero más allá de todos estos factores, se sumó un condimento especial: la imprudencia argentina.

Los protocolos estaban sobre la mesa para que, en lo posible, nada saliera mal. Entrenamientos en grupos mínimos, cuartos individuales dentro del hotel y testeos semanales sintetizaban las recomendaciones que los especialistas de la salud le habían presentado, no solo a los dirigentes del club, sino también a las autoridades de la AFA y el propio ente rector del fútbol sudamericano. Entonces, ¿qué pasó? muchas voces se escucharon y algunas imágenes se observaron. Entre tanto ruido, la comunicación institucional no pudo controlar la narrativa de la noticia y, lejos de llevar tranquilidad, desnudó algunos desmanejos e incumplimientos con las normas propuestas como habitaciones compartidas, reuniones entre futbolistas con mates de por medio e, incluso, el uso de los vestuarios.

Pero esto último parece ser el desencadenante de la dispersión del virus. ¿Cómo pudo haber entrado a un hotel donde supuestamente todos estaban absolutamente sanos? una tesis fue que hubo un «falso negativo» en algunos de los testeos realizados entre el comienzo del encierro y el brote de la enfermedad. «El 24/8 ante los resultados de los tests negativos, empieza la ‘burbuja’. El 26/8 se hace un quinto test de PCR, donde son todos negativos menos tres estudios que se repiten al día siguiente y dan negativos. Del sexto PCR del domingo, recibimos el estudio tres horas después, confirmando los 19 positivos. En total eran 14 jugadores y otros allegados al plantel, incluso el doctor Argemi da positivo.», especificó el doctor titular Jorge Batista. «Sabemos que el primer día que te contagiás, si hacés el test, dará un ‘falso negativo’ el cien por ciento de los casos. Si lo hacés al tercer día, será un cincuenta por ciento de falso negativo. Si es al octavo día, hay un 20% o 30%», explicó.

Ahora, con el diario del lunes y sin un mínimo comunicado oficial del club, barajamos la información de que únicamente poco más de diez futbolistas están sanos y, aguardando por la recuperación de los demás, siguen entrenándose para afrontar el duelo que CONMEBOL no quiso postergar. Pero, ¿con qué jugadores contará el cuerpo técnico el día del partido? la verdad es que todo es día a día, minuto a minuto, y nadie tiene la respuesta. El panorama es poco alentador, pero confían que algunos muchachos lograrán estar a su disposición. Siguiente interrogante, en el hipotético caso de que así sea: ¿llegarán al 100%? Todo indica que no. Las consecuencias de contraer el coronavirus son claras y no se logra llevarlas adelante de la noche a la mañana sin antes pasar por un proceso de recuperación.

Lo cierto es que desde que se decidió volver a disputar las competencias sudamericanas, se tomaron decisiones incorrectas. Una tras otra. Y vuelve a demostrar la incapacidad de los dirigentes ante situaciones adversas. Solo que ahora, más allá de lo futbolístico, entró en juego la salud. El panorama es bastante pesimista pero más allá de eso, espero que las autoridades tomen nota y revean sus decisiones. Aún están a tiempo. No nos fallen.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: