Carta de Libertad

Acá no pasó nada

Los equipos argentinos volvieron a la Copa Libertadores y la inactividad no se evidenció

0

Seis meses de inactividad son suficientes para creer que el rendimiento de un equipo puede verse afectado y estar en inferioridad de condiciones en un torneo internacional, con respecto a los rivales que habían reanudado sus entrenamientos dos meses atrás y que acumulaban entre ocho y trece partidos oficiales. Pero, nuevamente, el fútbol argentino nos sorprendió y demostró estar a la altura de las circunstancias. Quizás sea el entusiasmo y el deseo de volver a estar en competencia. No lo sabemos. Lo cierto es que superaron cualquier expectativa y le devolvieron a los hinchas la ilusión de pelear por el título.

El último miércoles, en horas de la noche, los hinchas y seguidores de Racing, RiverDefensa y JusticiaBoca Tigre, comenzaban a palpitar lo que sería la vuelta de la Copa Libertadores. Algunos con predicciones optimistas y otros no tanto. En cambio, los analistas como yo, nos basábamos más en la lógica. 180 días sin un partido oficial. Entrenamientos por videollamadas durante más de la mitad de ese período. Escasos trabajos físicos en el último mes. ¡Sólo dos o tres prácticas de fútbol en campo completo! Y claro, lo más importante… los adversarios ya contaban con dos meses de entrenamientos y varios encuentros por los puntos. Obviamente que había más para perder que para ganar. Pero la lógica no dijo presente esta vez y todos nos quedamos boquiabiertos.

River Plate

Quizás el equipo del que más se esperaba por lo demostrado hasta el final de la última Superliga Argentina. No obstante, el equipo dirigido por Marcelo Gallardo se lució con momentos de muy buen fútbol y un gran despliegue físico, inimaginable para el presente de nuestro fútbol, e igualó 2-2 ante San Pablo en el Estadio Morumbí. Más allá del resultado, y los dos goles en su propio arco, el Millonario mereció algo más y permite ilusionarse. Actualmente es el escolta de LDU Quito en el Grupo D, con cuatro unidades, tras tres fechas transcurridas.

Boca Juniors

El último campeón de nuestro fútbol tenía un difícil compromiso ante Libertad en Paraguay. No solo porque el rival era el líder del grupo, sino también porque el mismo venía con un importante ritmo futbolístico que lo colocaba como candidato. Pero las predicciones no se cumplieron y el conjunto dirigido por Miguel Ángel Russo, quien se quedó en Buenos Aires por pertenecer al grupo de riesgo y fue reemplazado por Leandro Somoza, ganó 2-0. El primer tanto llegó a los cinco minutos de iniciar el partido, de la mano de Eduardo Salvio, figura del plantel y máximo goleador del certamen, que también tuvo el segundo gol en el complemento. Con un 4-1-3-2, el Xeneize se adueñó con tranquilidad del juego y, más allá de algunos altibajos físicos, se quedó con los tres puntos para pasar a liderar el Grupo H con siete puntos.

Racing Club

La Academia corría con la ventaja de ser local en el Cilindro de Avellaneda pero tenía enfrente a Nacional de Uruguay. El transcurso del encuentro fue bastante parejo y no fue hasta el gol de Bergessio que el resultado se quebró a favor del visitante. A los pocos minutos, la expulsión de Augusto Solari en el equipo argentino nos ayudaba a creer que la diferencia entre uno y el otro iba a ser aún mayor pero no fue así. Los dirigidos por Beccacece buscaron hasta el último minuto el empate pero nunca llegó. Por suerte, se encuentran en el segundo lugar del Grupo F con seis puntos, a tres del Bolso, y son claros candidatos a clasificarse a los Octavos de Final.

Defensa y Justicia

Con una fuerte reestructuración en su plantel por algunos movimientos en el mercado de pases, el equipo de Hernán Crespo se medía ante un débil Delfín en Florencio Varela, en busca de tres puntos vitales para permitirse ilusionar con continuar en competencia, luego de dos derrotas ante Santos Olimpia. Para desahogo del Halcón, el triunfo llegaría gracias a los goles de RomeroHachén Leguizamón. Un firme 3-0 y un 70% de posesión demuestran el sello que el entrenador busca imponerle al equipo, quien tiene un panorama bastante complejo en el Grupo G, donde se encuentra tercero a cuatro del líder, pero que le permite mantener viva la llama.

Tigre

Similar al caso de Defensa y Justicia, el equipo de la Segunda División tenía cita en Paraguay ante Guaraní en busca de tres puntos clave para sobrevivir en el Grupo A, donde acumulaba dos derrotas ante Palmeiras y Bolívar. La suerte comenzaba a su favor por el gol de Magnín pero el desgaste físico y la falta de recambio comenzaba a jugar en contra. El local terminó goleando 4-1 y dejó al Matador casi en la lona.

En planos generales, fueron actuaciones más que positivas y, si bien en algunos encuentros el resultado no acompañó, nos hizo plantearnos algunos interrogantes. ¿Por qué no se notó la falta de actividad? ¿A qué se debe este buen rendimiento físico y futbolístico? Los especialistas dieron sus puntos de vistas: «Tenemos un plantel excepcional de preparadores físicos. Se planificó un excelente plan de entrenamiento durante casi 190 días de pandemia, adecuándose incluso a jugadores que vivían en departamentos y no tenían materiales», dijo Elvio Paolorosso, ex preparador físico de Gerardo Martino en Barcelona y la Selección Argentina. «Los equipos alcanzan su máximo potencial cuando antes del primer partido que les toca jugar acumulan unos 45 entrenamientos y 2 o 3 amistosos. Pero me refiero a entrenamientos completos, con trabajos tácticos y físicos, sincronizaciones y triangulaciones», agregó. Por otro lado, Alejandro Kohan, preparador físico de Defensa y Justicia, aseguró que «si bien los futbolistas se mantuvieron en actividad durante la cuarentena, no fue el entrenamiento deseado. No obstante, el rendimiento estuvo por encima de las expectativas. Hubo mucho entusiasmo de los jugadores».

Desde mi lugar, ansío ver este rendimiento en los próximos cotejos y que se extiendan en el tiempo sin sufrir bajas por lesiones o problemas físicos. El fútbol argentino nos volvió a sorprender y demostró que con ganas de jugar, no hay entrenamiento ni preparación que pueda frenarte. Aplausos y punto a favor para los jugadores y cuerpos técnicos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: