Carta de Libertad

¡Hasta siempre, Londres!

Kepa Arrizabalaga tiene los días contados en Stamford Bridge tras otro error clamoroso y el fichaje de Edouard Mendy por el Chelsea.

0

Si algo sabemos todos los que amamos este deporte es que hay una demarcación mucho más complicada de acometer que todas las demás juntas: la de portero.

El guardameta es aquel al que no se suele nombrar en los periódicos por excelente que sea su actuación bajo los palos, pero al que, sin embargo, cuando comete un error le caen palos de todos lados sin importar que se trate de algo puntual.

El fútbol no perdona, aunque tampoco olvida. A Casillas los españoles siempre le recordaremos por sus noches gloriosas en el Bernabéu atajando un gol cantado por el comentarista a Diego Perotti o salvando con la pierna el gol de Robben que nos hubiese arrebatado el sueño de ser campeones del mundo. No obstante, también se le recuerdan acciones en las que no tuvo tanto acierto.

Por poner otro ejemplo, de David de Gea nadie olvida las sensacionales paradas que realizó con el Atlético de Madrid, pero eso no quita que desde hace varias temporadas ha demostrado no estar a aquel nivel. Especialmente con la Selección Española, con quién ha tenido diversos errores imperdonables cuando juegas al máximo nivel.

Al final los porteros no son tan diferentes del resto de sus compañeros. Del mismo modo que puede despuntar un jugador joven que juegue de delantero o de centrocampista y con el tiempo tener un rendimiento deficiente, pues con los porteros sucede exactamente igual.

¿Qué pretendo decir? Pues está bastante claro: Kepa no es un portero digno de un club de la entidad del Chelsea. Como todo jugador de un club humilde o de media tabla quiso prosperar y aprovechar el tirón mediático. Él ya se veía siendo el nuevo santo del Real Madrid, pero Zidane, muy acertado por una vez, dijo: «no».

Finalmente, aterrizó en Londres, donde nunca acabó de encontrar su lugar. Quizás se creyó mejor de lo que es o confío de más en sus posibilidades. El Chelsea no es el Athletic. Una polémica trasciende mucho más, pero también un error. Ya no empezó con buen pie contradiciendo a Maurizio Sarri en medio de un partido, pero tampoco acompaña regalar un gol sin ton ni son a tu rival, cuando te están dando la oportunidad de jugar y resarcirte de las dudas que había sobre ti.

En definitiva, creo que los porteros que son realmente buenos mantienen un nivel bastante alto durante toda su carrera y no es el caso de Kepa. Lo de Arrizabalaga fue un espejismo visto lo visto. Ahora está en un punto de no retorno porque a Lampard no le gusta y han fichado a un portero, Edouard Mendy, para que sea el titular. Salvo que no cuaje Mendy, veo la próxima temporada a Kepa lejos de Londres, quizás en Bilbao, donde comenzó todo.kepa

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: