Carta de Libertad

Érase una vez el amor de vida

¡Hoy, 28 de octubre, cumple 120 años el amor de mi vida, el Real Club Deportivo Espanyol de Barcelona!

0

Hace mucho tiempo, concretamente 120 años, un hombre llamado Ángel Rodríguez Ruiz tendría una idea, una idea que conquistaría miles de corazones, que traspasaría fronteras y que crearía una gran y unida familia, esa idea es el Real Club Deportivo Espanyol de Barcelona. Uno de esos miles de corazones es el mío, al que ha conseguido conquistar y que espera que esta relación jamás acabe. ¿Qué cómo empezó esta relación? Pues atento.

Pues empezó como cualquier relación de amor, sin preverlo, pero enganchándote desde el primer minuto. Yo solo era un mocoso que apenas medía un metro, deambulando por casa en busca de algo con lo que jugar, hasta que llegué al salón y me encontré con mi padre viendo el fútbol, viendo al Espanyol. Hasta entonces, para mí solo era un juego con el que jugar con mis amigos en el patio, pero ese día decidí sentarme en el sofá a ver el partido. Desde entonces y sin saber por qué, cada fin de semana me sentaba con mi padre a ver el partido. Poco tiempo me hizo falta para entender lo que era el Espanyol, ya que en esa primera temporada besé el cielo mientras saltaba de alegría entre las mesas del bar de mi pueblo, celebrando nuestra copa cuarta copa del rey para que luego, meses más tarde, acabar llorando abrazado a mi padre, como Lotina en el banquillo, al ver el gol de Coro que nos libraba de descender.

Y todo eso en apenas unos meses, imaginar todo lo que he vivido en todos estos años. Una final de la UEFA perdida, la inauguración del estadio, una invasión de campo, un descenso, son solo unas de las muchas cosas que han ocurrido desde entonces, pero lo que sin duda me ha hecho enamorarme de este club ha sido una desgracia. Un 8 de agosto de 2009, en Florencia, caía fulminado nuestro capitán, Dani Jarque. Aún recuerdo como mis amigos me lo contaban y yo no me lo podía creer, pensaba que todo era una broma pesada. Desde entonces, en cada partido, en el minuto 21, dorsal de nuestro eterno capitán, se aplaude en su honor, incluso ahora, que no podemos ir al estadio, este tonto enamoradizo, cuando llega el minuto señalado, aplaude emocionado ante el televisor. Y es que nadie más que Jarque representaba los valores de nuestro club, trabajo, esfuerzo, resiliencia, unión, sencillez, familia.

Hoy amor mío, cumples 120 años, quizá no en el mejor momento de tu larga historia, pero si con esos valores propios que te hacen ser tan especial, que han conseguido que me enamore de ti. ¡Felicidades, amor mío, felicidades, Real Club Deportivo Espanyol de Barcelona, que cumplas muchos más y que yo pueda estar a tu lado para verlos y disfrutarlos contigo!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: