Carta de Libertad

Una imagen que vale más que mil palabras

0

Nueve meses, ni uno más ni uno menos es lo que ha tenido que pasar para que se vea una imagen afectiva entre capitán y entrenador. Desde que llegó Setien al banquillo azulgrana se pudo ver como la comunicación entre staff técnico y plantilla era pésima, el míster cántabro no supo ganarse la confianza de sus jugadores y se notaba una tensión muy fuerte en cada entrenamiento y partido. Koeman llegó para intentar solucionar todo esto, montar una plantilla joven e intentar ilusionar de nuevo a la afición, a la plantilla, pero sobre todo a Leo.

Nadie niega hoy en día que Messi no quería estar aquí, hasta él mismo lo dijo mandando un burofax, y con la derrota del clásico la cosa se empezaba a oscurecer en can Barça. Pero lo de ayer en el Juventus Stadium fue diferente, el FC Barcelona bailó en Turín con un 0-2 y nos dejó una imagen entre Koeman y Messi que ilusionó a todos los culés.

Ese abrazo entre técnico y capitán significa mucho más que un simple saludo. Significa respeto, confianza y sobre todo unidad, que es lo que más falta le hace al Barça. Se empieza a divisar luz al final de este tan largo y oscuro túnel que llevamos viviendo tantos años. Con una plantilla de una media de edad mucho más joven de la que teníamos hace 3 meses, un capitán comprometido y unos jugadores que creen en su entrenador, este Barça puede llegar a ser imparable.

Recuperemos la ilusión que teníamos hace 10 años cuando toda Europa nos temía, esa ilusión que hemos perdido estos años por culpa de malas decisiones. Cuando hemos estado más fuerte es cuando más unidad ha habido, así es la única forma de luchar contra las ayudas arbitrales de este país a determinados equipos. Tomemos ejemplo de Koeman y Messi y abracémonos culés, abracémonos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: