Carta de Libertad

Ya era hora de irse, Bartomeu

¡Al carrer! A tomar viento el insufrible y cara dura de Josep Maria Bartomeu i Floreta

0

¿Ha sido Bartomeu el peor presidente de la historia del Barça? En mi opinión, sí. Algunos dirán: «¿Y que hay de Gaspart?». Bueno, a Gaspart no le viví, pero creo que ‘nobita’ ha hecho cosas mucho peores. Veamos el qué.

Los hechos más recientes, y que más tienen enfadados a los socios son:

  1. Temporada en blanco.
  2. El esperpéntico resultado y humillación contra el Bayern.
  3. La intención de marcharse de Messi.

Humillaciones

Pero hay más. El Barça lleva años siendo humillado en Champions frente a la Roma, el Liverpool, el Bayern y la ida contra el PSG hace 3 temporadas que después propiciaría la remontada que ha quedado grabada a fuego en nuestra memoria.

Después de la mejor remontada de la historia de la Champions, el club vendería al también indeseable de Neymar a los parisinos. Sí, por mucho dinero, pero en mi opinión, debería haber conservado y cuidado al que será el número 2 del mundo cuando el argentino no esté. El brasileño denunció al club, que hizo el ridículo en varias ventanas de fichajes para repescarlo, consciente de la brutal cagada que cometieron. Una de las condiciones para su vuelta era la retirada de la demanda. No sucedió y no volvió.

‘Fichajes’

Llegó Dembélé, que me encanta, pero no rinde. ‘El mierdecito’ acabó entrando en el club cuando se merecía un portazo en toda la cara (¡y a qué precio!). Su mala relación con Arthur se ha traducido en un trueque crack-jubilado que da vergüenza (Pjanic). Bueno, la lista es infinita: la marcha de Semedo, la entrada de Braithwaite, Boateng… y la destrucción de la masía, que apenas deja algún atisbo de esperanza con Riqui Puig o Aleñá. Ansu Fati es la bendita excepción.

En materia de fichajes tenemos para rato, aunque parece que esta última ventana no ha sido tan mala. Lo habría sido si Messi se hubiera ido, algo que yo no veía tan mal. Pero dado que ha sido el presi el que se ha ido, sonrío.

Dest tiene pinta de ser todo un crack y el mejor fichaje de esta temporada. Pedri también apunta maneras, aunque no se pude decir lo mismo de Trincão por el momento.

Proyectos incumplidos

Luego tenemos la remodelación del Camp Nou y sus alrededores, el denominado ‘Espai Barça’. Cierto es que el proyecto lo inició su predecesor, Sandor Rosell, pero Bartomeu, el continuista. se ha llenado la boca hablado de ello y por el momento nada de nada. Las obras debían iniciarte en verano de 2017 y finalizar en verano de 2021. Faltan dos meses para terminar este horrible 2020 y por el momento sólo el ‘Mini Estadi’ ha sido demolido.

Tampoco ha traído un entrenador en condiciones. Luís Enrique, que tampoco es gran cosa, ha sido el que ha destacado de entre los mediocres. Veremos que tal lo hace Koeman. Por el momento es pronto, pero yo ya empiezo a estar mosca.

Robo y cara-durísmo

Si esos motivos que se han plasmado en la mayor debacle deportiva del club y crisis institucional no eran suficiente, llega la traca final. El club está totalmente vinculado a un movimiento separatista ilegal, representando a una parte minoritaria de sus socios (que pagan) y seguidores (que pagan de manera indirecta). La neutralidad política de un club deportivo, como perfectamente lo ha gestionado el RCD Espanyol, ha ido totalmente destruida. Pero esto es un tema aparte.

En el mes de abril, el vicepresidente del FC Barcelona, Emili Rousaud, junto con otros cinco directivos, abandonaron la entidad acusando de que alguien estaba robando dinero de las arcas del club. No se ustedes, pero el cerco de estrecha cada vez más.

El indeseable de ‘nobita’ tras lo del Bayern decidió adelantar las elecciones ¡3 meses! Era para colarse en el despacho y echarle a patadas ese mismo día. ¿Por qué tan poco tiempo? ¿Tenía que blanquear cuentas? ¿Había que ocultar ese robo de dinero y necesitaban tiempo? Será el propio tiempo quien revele la verdad.

¡Pero esperen! No nos olvidemos del BarçaGate. Un escándalo mayúsculo sin precedentes. Que sea el propio club el que meta mierda sus jugadores, aparte de incomprensible e intolerante, es simplemente demencial. Por no mencionar la millonada con sobre coste y facturas apañadas para no levantar sospechas que supone. PWC está actualmente auditando las cuentas y espero que revele algo que implique la entrada en prisión de toda esta panda de chorizos y cara duras.

Excusas y mociones

Como mal perdedor, ha buscado una excusa penosa para justificar su marcha. Y por si fuera poco le ha echado la culpa a la Generalitat. Después de haber sido objetivo de una moción de censura y de todo el odio acumulado por los aficionados y prensa, ya debería haber dimitido. Pero no, estaba aferrado a la silla porque quizás tenía cuentas que arreglar o facturas de destruir. La plataforma ‘Més que una moció‘ reunió la friolera de 20.731 firmas para echarle. Con 16.520 ya eran suficientes para expulsarle, pero el muy irresponsable seguiría en su sitio hasta que se validasen todas y cada una de ellas. Finalmente, y tras darse cuenta de lo que le venía encima, llegó a la conclusión de que la pandemia era su salvoconducto a la dimisión y no al moción. «No se puede votar con seguridad». Lo que sí es verdad, es que te iban a echar con total seguridad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: