Carta de Libertad

Dámelo siempre

Letal, feroz y determinante. Esas son palabras que describen el presente de Tevez en Boca

0

A este Carlos Tevez dámelo siempre. Feroz en el área rival, con compromiso con el equipo, impecable físicamente y, sobre todas las cosas, con ambición y ganas de cosechar más gloria con el club de sus amores. Así se determina el presente del ‘Apache’ que, desde la posición que le toque ocupar, es el futbolista más determinante del plantel y, quizás, del fútbol argentino.

Allá por marzo, con la llegada de una nueva dirigencia al xeneize y el arribo de Juan Román Riquelme como líder y encargado del fútbol en la institución azul y oro, todos creíamos que la carrera de Tevez tendía más a una decadencia y un posterior retiro que a un ascenso en su nivel futbolístico y un protagonismo tan notorio como supo lograrle en la recta final de la Superliga Argentina. De hecho, fue el apellido que terminaría dándole el título tras anotarle a Gimnasia (LP) en la útlima fecha.

Luego, con una pandemia de por medio y más de seis meses de inactividad, los pensamientos negativos y la incertidumbre tomarían un lugar protagónico en toda esta historia. Pero, nuevamente, todas las previsiones se fueron al tacho. El delantero de 36 años daba el batacazo ante todas las adversidades y volvería mejor que nunca.

Bajo un contexto muy complejo en el que se incluye la salud de su padre, Carlitos convirtió toda esa negatividad en una carga positiva dentro de la cancha al punto de que está en su mejor nivel desde el regreso. Es uno de los goleadores de la era Russo (con Salvio hicieron 20 de los 34 goles, 10 per cápita), lleva cuatro en siete partidos desde el retorno de la actividad y tiene un 82% de efectividad en los pases: fundamental en alguien que participa en el armado del juego. En Rosario ratificó ese nivel: un gol, un tiro al palo, un cabezazo letal que tapó Aguerre, un extraordinario pase al vacío que no fue asistencia por defección de Villa y participación como actor secundario en el 2-0… Todo esto en la posición de 9, como único 9, como la referencia de ataque, una posición en la que muchas veces no encajaba y por la que tantas críticas le llovieron.

Para él, su nivel es pura y exclusivamente mérito de su entrenador, Miguel Ángel Russo: «Me hace jugar donde me siento bien«, expresó luego del cotejo. «Me está sacando bueno de nuevo«, sentenció. Y tiene toda la razón.  Los méritos de Miguel son innegables porque lo convirtió en su bandera sin proclamarlo, porque armó una estructura donde su jerarquía hiciera la diferencia en el lugar correcto sin pérdida de energías y porque hasta lo puso de centrodelantero sin que se desatara la polémica.

Más allá de este análisis el punto es que si mantiene este nivel de alto voltaje, virtud que pocos futbolistas tienen a su edad, Boca puede ilusionarse con conseguir todo lo que se proponga. El funcionamiento del equipo viene en alza. Tevez viene en alza. Todo está dado para que el DT le saque el máximo provecho. El fútbol y el azar dirán que pasará de aquí en adelante.

Deja un comentario