Carta de Libertad

Salvados por la campana

0

Tras la triple corona conseguida (2008, 2010, 2012) la trayectoria de la selección española ha ido cuesta abajo y sin frenos. El último capítulo, el empate del otro día frente a una selección de nivel inferior: la Suiza de Sommer. Lo que iba a suponer la segunda derrota seguida en esta fase de grupos tras perder ante Ucrania, fue salvada in extremis por un Gerard Moreno magistral que remató a gol para dar una vida extra al combinado de Luis Enrique. El último cartucho lo tendremos frente a Alemania el martes 17 de noviembre en el estadio de la Cartuja de Sevilla. Solo nos vale la victoria para llegar a esa fase final que nos hará medirnos ante las mejores selecciones. ¿Pero tiene esta selección el nivel para ganar?

Desde la Eurocopa conquistada en Kiev, todo han sido fracasos para el combinado nacional. Resignación es la palabra que nos acompaña desde hace 8 años. Es triste reconocer la dura realidad de que esta selección no ilusiona. Las estrellas que brillan con sus clubes, se desvanecen bajo las órdenes de Luis Enrique. Para construir una selección ganadora hay que fijar el sistema de juego. En esta segunda etapa del asturiano al mando, aún no hemos dado con la tecla. Los cambios de sistema entre jugar con un ‘9’ puro o con falso ‘9’, por ejemplo, denotan que aún no hemos encontrado la fórmula ganadora. La Eurocopa está a un año vista y otro batacazo sería decepcionante.

Foto: Marca

En Sudáfrica, nos sabíamos de memoria los 11 jugadores que elegiría Del Bosque para afrontar las eliminatorias decisivas. Actualmente, a duras penas podemos acertar al capitán Ramos como titular indiscutible. Tras la retirada de Iker Casillas, el asunto de la portería sigue trayendo cola. David De Gea nunca se ha asentado bajo los palos españoles pero es que ni recambios como Kepa convencen a la afición. Podríamos hacer el símil a España con el F.C.Barcelona. Tanto selección como club vivieron su época dorada, conquistando todos los trofeos y batiendo récords. A día de hoy, se encuentran en una transición difícil pero obligada. Debemos confiar en las canteras españolas, punteras en la formación de jugadores que en unos años esperemos que protagonicen las portadas de periódicos. Sufrir ahora para triunfar en el futuro.

Celebrar un empate en el 90 contra Suiza ayuda a tocar con los pies en la tierra. No estamos entre las 10 mejores selecciones actuales ni de lejos. Pelear cada balón y cada partido es nuestra consigna actual. Ante la selección germana jugaremos un exigente test que medirá nuestros objetivos reales. Vencer supondrá empezar a reponerse del bache en el que llevamos 8 años metidos, pero perder significará asumir que aún no estamos en condiciones para competir ante los mejores. El tiempo dirá…

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: