Carta de Libertad

Súbanse al tren

Argentina derrotó con firmeza a Perú y afianza la idea de Scaloni. Súbanse, están a tiempo...

0

La vorágine del fútbol argentino es de tal magnitud que apenas dos o tres días atrás, todos se comían crudo al DT de la Selección ArgentinaLionel Scaloni, por un flojo partido ante Paraguay. Hoy, todos lo elogian. Pero no debería sorprendernos, el resultadismo llega a tal punto que un buen partido te coloca moralmente entre los mejores o incluso, entre los peores. Literalmente. Pero, acá quiero dejar asentado fielmente mi seguridad y mi confianza no solo en su persona, sino en su proyecto y el del cuerpo técnico que lo acompaña.

En épocas donde los proyectos a lo largo plazo no logran tener relevancia y prosperidad, al menos en Sudamérica, la presencia de un técnico sin experiencia previa en equipos de Primera División puede molestar o provocar cierto rechazo. El caso de la Argentina es uno más de ellos. Cada traspié que Scaloni tiene, es un disparador inmediato para que todos remarquen que es inviable tener un entrenador sin experiencia. Como si la experiencia fuera sinónimo de capacidad. Obviamente que tener rodaje o un trabajo previo en un club te da cierto respaldo pero de ninguna manera puede ser que sea la única posibilidad de darte un lugar en una selección, sino que esto último te lo da la capacidad que tenga. Además, no se trabaja en soledad. Scaloni está acompañado por una serie de nombres y apellidos que, además de ser muy importantes dentro de la Albiceleste, están preparados para ocupar el lugar que tienen.

A pesar de estar dando sus primeros pasos, es un entrenador que impuso desde el comienzo el recambio que el hincha tanto reclamaba y se necesitaba, eligiendo futbolistas jóvenes y de gran presente en sus respectivos clubes. Con aciertos y errores, hizo debutar a muchos de ellos como es el caso de Nicolás GonzálezLucas Martínez QuartaAlexis Mac Allister y una larga lista. En cambio, a otros le dio el rodaje y la continuidad que no habían tenido hasta el momento como el caso de Gio Lo CelsoLeandro ParedesLautaro Martínez. Ítem que ningún entrenador había implementado en la última década.

En cuanto a lo futbolístico mucho se le ha recriminado pero hay que tener en cuenta los cortos plazos de trabajo que tiene en la previa de una fecha FIFA. Son muy limitados como para inculcarles una idea y trabajarla hasta pulirla a la perfección. No obstante, logró cierta conexión entre todos los jugadores y que de a poco, se vaya perfeccionando un sistema de juego. Más allá del esquema táctico que usualmente puede variar por distintas circunstancias, el equipo intenta tener una buena posesión de balón, una defensa sólida con una asfixiante presión post pérdida y ataques dinámicos con varios futbolistas para tener las de ganar en la mayoría de los mismos. Otro punto importante, es que se dejó de lado esa dependencia de la categoría individual de Messi y se están formando distintas sociedades en varios lugares dentro del campo de juego, lo que te da aún más variantes en ataque.

En el plano colectivo y extra futbolístico, hizo que se despierte en cada uno de los integrantes del plantel ese sentido de pertenencia que se tuvo en algún momento donde la gloria coronaba el escudo de la Argentina. Que amen los colores como ninguno. Y sobre todo, que sea un mismo grupo, unido y sin diferencias, algo fundamental para que se pueda trabajar con tranquilidad y armonía, y que todo se lleve a cabo de la mejor manera.

Partido a partido, el equipo demuestra ciertas virtudes que se van potenciando. Se nota que los futbolistas están contentos y entienden lo que el cuerpo técnico intenta plasmar y, tal como dijo Lionel Messi, «nos vamos haciendo cada vez más fuertes» y es «el camino que tenemos que seguir». Pensemos a largo plazo. Es el principio de un ciclo que puede ser exitoso. El camino a Qatar 2022 es largo y entre medio pueden pasar muchas cosas. Yo me ilusiono. Yo me subo al tren de Scaloni. Yo me subo al tren de Argentina.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: