Medio multiplataforma opinativo especializado en fútbol

Barça bien, Espanyol caca

Una vez más, el pensamiento único ha azotado la memoria histórica, en este caso, ultrajando la imagen de Ricardo Zamora, leyenda perica.

0

Una de las menos conocidas y más recurrentes tareas que tiene el aficionado perico es la de corregir todos los errores y faltas de respeto que provienen de todo tipo de entidades, ya sean deportivas o no, e incluso con aquellas que son de ámbito público. Esta vez ha llegado desde el Museo de Cera de Barcelona, cuando decidieron hacer una figura de Ricardo Zamora con la camiseta del Fútbol Club Barcelona, cuando Zamora es una leyenda perica, ya que estuvo durante 15 años en el club. Si bien es cierto que Zamora jugó durante tres campañas en el Camp Nou, este error no se debe a una confusión a la hora de pintar la camiseta del arquero, sino a la imposibilidad que supone para cualquier aficionado culé imaginarse, en este caso, una figura futbolística que no sea culé.

Foto: Jordi Cotrina / El Periódico

Quizá puede parecer un delirio conspiranoico de un socio perico, que después de ver descender a su equipo en casa del eterno rival, decide atacar al otro club para calmar sus ansias de revancha. Pero esto viene de hace mucho, mucho tiempo. Desde campañas publicitarias donde se transmite la idea de que si no sientes al Barça, no sientes a Catalunya hasta declaraciones del alcalde de la ciudad comentando que tener un yerno del Espanyol sería una desgracia. Pero aunque puedan parecer ataques expresos para menospreciar al Espanyol, en realidad son expresiones del subconsciente, donde está arraigada la idea de que lo único lógico es ser del Barça. Y esta idea no pertenece a únicamente a un sector ultra del Barça, es la idea general de sus aficionados. Desde hace años, se ha inoculado en la sociedad la idea de que el Barça es la única posibilidad que existe, lo que ha creado un nacionalismo endémico que está arrinconando cualquier posibilidad de pensamiento diferente.

Pero no solo afecta al Espanyoleste mal afecta a todos los clubes de Catalunya. Buena prueba de ello es que actualmente, solo el Barça se mantiene en Primera División, mientras que otras comunidades más pequeñas, como Euskadi, son capaces de mantener más de un equipo en la élite. Sin embargo, estos clubes que están siendo llevados a la ruina deportiva no realizan ningún acto de rebeldía contra el yugo culé, sino que comparten ese pensamiento único. Sin ir más lejos, la cuenta oficial del Girona, publicó un video promocional para el partido ante el Barça, donde un niño tenía su habitación llena de objetos tanto del club gerundense como del barcelonés, dando a entender que sí que era del Girona, pero que en cualquier momento estaba preparado para enfundarse la zamarra culé y olvidarse de sus colores.

Foto: Girona FC

Pese a que el Espanyol hace oposición, con buenas campañas como el We Feel Samoa, como cuando, como ya he dicho anteriormente, desde la Oficina de Turismo de la Generalitat de Catalunya se decía que si no eras culé no eras catalán, el nocivo pensamiento único está cada vez más extendido. Quien sabe como acabará todo, pero mientras tanto, el aficionado perico seguirá con una de sus más pesadas obligaciones, pelear por aquello que nos hace especiales, ser diferentes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: