Medio multiplataforma opinativo especializado en fútbol

¿Debería ser Martin Braithwaite el 9 titular de este Barça?

El danés ha marcado tres goles en los últimos dos partidos del Barcelona

0

Martin Braithwaite abre un nuevo debate en Can Barça. El futbolista internacional por Dinamarca está empezando a entrar en los planes de Ronald Koeman tras superar, con creces, las expectativas en los dos últimos partidos, en los que empezó como titular en ambos. En estos dos encuentros, en los que Braithwaite ha disputado 153 minutos, ha anotado tres tantos. De momento, su promedio goleador esta temporada es de una diana cada 75 minutos, cifras al alcance de muy pocos delanteros. Si a estos números les sumamos los de la temporada pasada con Quique Setién a los mandos, en la que tan sólo anotó un gol, se queda en un tanto cada 65 minutos. Se puede llegar a dudar de su calidad con el balón en los pies o de su escasa aportación directa en el juego del equipo, pero nadie puede cuestionar su efectividad de cara a gol.

Antes de los dos últimos encuentros del conjunto blaugrana, se venía dudando de su capacidad goleadora. No obstante, en los partidos contra Dynamo de Kiev en Champions League y Osasuna en liga, el Barça ha anotado cuatro dianas en cada uno de ellos. Coincidieron con la presencia de Braithwaite en el once titular.

La realidad es que el danés es un complemento ideal para sus compañeros. Es capaz de abrir huecos para los demás delanteros gracias a su labor de fijar su posición y la de los defensas rivales. Koeman ya había probado con diferentes jugadores para ocupar esa posición de 9. Lo intentó con Ansu Fati, Griezmann y Messi, pero ninguno de ellos funcionó, ya que no son delanteros con la capacidad innata de ariete. Se puede decir que Braithwaite es un 9 puro, de esos que no participan tanto directamente en el juego del equipo, pero que facilitan huecos a sus compañeros de ataque y son efectivos de cara a gol.

Sin duda, al que más beneficia la presencia de Braithwaite en el terreno de juego es a Antoine Griezmann. Si el francés no se ha sentido cómodo en lo que lleva en el Barça es, en parte, porque no se le ha situado en su mejor posición. Griezmann necesita a alguien por delante, un delantero capaz de fijar a los defensas para liberar al galo. De esta manera, se muestra más participativo en el juego del equipo y se siente mucho más cómodo en el campo. Así lo demostró en el Atlético de Madrid, donde Diego Costa actuaba por delante de Griezmann y era el engranaje del ataque colchonero. La presencia de Braithwaite en el once beneficia el juego de Griezmann por el simple hecho de que le da mayor libertad y es capaz de asociarse con más frecuencia con sus compañeros.

Foto: Mundo Deportivo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: