Medio multiplataforma opinativo especializado en fútbol

Ha ganado el fútbol

Después de unos días de mucha tensión, parece que el "secuestro" del fútbol por parte de las élites europeas llega a su fin. Ha ganado el fútbol.

0

Ha ganado el fútbol, cuando muchos ya lo veíamos abocado al yugo de una élite, el mundo del fútbol ha sabido reaccionar ante la injusticia que han intentado implantar desde la atalaya en el que viven los más ricos. Para los pocos que aún no sepan de lo que hablo, el domingo por la tarde, Real Madrid, FC Barcelona, Atlético de Madrid, Juventus, Inter de Milán, Milán y el Big Six de la Premier League, anunciaban la creación de la Superliga Europea. ¿Pero por qué ha causado tanto revuelo?

Pues como no podía ser de otra manera, todo surge por culpa del dinero. Aunque es cierto que es una idea que ya lleva tiempo rondando, el hecho de que la pandemia haya reducido drásticamente los ingresos de los grandes clubes (y los de los pequeños también, aunque a ellos no les importe) ha acelerado la llegada de esta nueva competición, en la que los “mejores” clubes del mundo competirían entre ellos en un torneo que les generaría muchos más ingresos que los actuales. Desde su punto de vista, es una operación redonda, ya que los equipos dejarían de vivir bajo el mando de asociaciones como la FIFA o la UEFA y pasarían a mandar ellos. Además, a nivel económico sería un chute enorme de dinero, ya que todos los patrocinadores y anunciantes se pegarían por aparecer junto a “la mejor liga del mundo”, además de los derechos televisivos, que se podrían repartir sin tener que rendir cuentas ante nadie. Además deportivamente hablando, ¿quién va a querer mirar un Celta-Huesca antes que un United-Juventus?

Foto: Nación Deportes

Lo cierto es que si analizas todo esto te parece hasta sensato, hasta que te das cuenta de lo que realmente es la Superliga. Sencillamente, es un acuerdo entre los equipos más ricos del momento para poder ganar más dinero del que ya ganan, sin importar el resto de las personas que forman parte de este bonito deporte. Además, con el cupo asegurado de participar en ella año tras año, sin importar que suceda, se aseguran vivir de manera eterna en la cresta de la ola, manejando el panorama a su antojo, decidiendo ellos quienes suben o quienes bajan, repartiendo como limosna cinco plazas según el rendimiento que tengan en sus ligas nacionales. Simplemente es la misma batalla de siempre y que en realidad llevan tiempo ya ganando, pero con otro nombre. No nos engañemos, desde hace años las élites del mundo del fútbol se han puesto de acuerdo para repartirse el pastel a su antojo, haciendo cada vez más grandes las desigualdades entre estos equipos y el resto, lo que reduce año a año el espectáculo y la capacidad de que nuevos equipos puedan optar a ganar ligasChampions.

Foto: Varsky Sports

Por suerte, el mundo del fútbol ha estado a la altura, aficionados, jugadores, entrenadores y demás actores se han posicionado totalmente en contra de este “secuestro” y han dejado claro que ese no es el camino, que el fútbol no es de los que tienen dinero, el fútbol es de todos y nadie nos lo va a arrebatar. Más allá de que esto haya conseguido acabar (por el momento) con la Superliga, ojalá signifique un cambio en el mundo del fútbol y su deriva elitista, que podamos volver al romanticismo de antaño, que podamos ver de nuevo al verdadero fútbol. Por cierto, si no estás de acuerdo con esto, quizá deberías empezar a darte cuenta de que a ti no te gusta el fútbol, lo que te gusta es tu equipo, que no es lo mismo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: