Medio multiplataforma opinativo especializado en fútbol

La historia de superación de Sergio Aragoneses: “Ni la edad ni el cáncer pueden frenar mis ganas de jugar a fútbol”

0

“Cuando me detectaron el cáncer de testículo estaba en la cúspide del fútbol y tuve que
pagarme yo mismo la operación, en ese momento me vi solo”. Esta es la historia de Sergio
Aragoneses. Con 27 años, en el momento álgido en la carrera de un futbolista, dejó de
defender la portería del Elche, en Primera División, por culpa de un tumor. De atajar balones
a temer por su vida y sin contar con el respaldo del club, que “decidió velar por sus propios
intereses” en vez de ayudar a Sergio en un momento crucial.

El fútbol pasó a un segundo plano. “Lo que me ocurrió me bajó los pies a la tierra. Hay
veces que el futbolista está idealizado y vive en una realidad paralela a los demás”, confiesa
Sergio en el momento más duro que ha vivido. El cáncer cambió su estilo de vida y desde
ese momento aprendió a “relativizar sobre las cosas que no merecen darle importancia”. En
la actualidad admite que no le guarda rencor al Elche y que “al final lo importante es la
entidad, no la gente que maneja el club”.

El portero gallego defendió los colores de históricos como Tenerife, Atlético de Madrid o
Getafe antes de llegar al Elche, en el que solo estuvo una temporada. Al finalizar la liga, y
una vez recuperado del cáncer de testículo, decidió cambiar de aires y probar suerte en el
Hércules. Según el guardameta por cuestiones meramente deportivas, “en ningún caso mi
marcha se relaciona a la falta de apoyo cuando me detectaron el tumor”.Sergio Aragoneses ha superado el cáncer en dos ocasiones y ha vuelto a jugar a los 43 años.

Pero la pesadilla no había terminado. El tumor volvió a reproducirse y se tuvo que enfrentar
de nuevo al cáncer alejándose de los terrenos de juego. Esta vez no le pilló desprevenido y
lo afrontó con “mayor garantías” y “más tranquilo”. Mostrando un “carácter de superación
nato”, como explica su compañero en el Elche Edu Albácar, Sergio atajó los dos penaltis
más importantes de su vida. El cáncer no pudo con él. “Sergio era un tío duro con mucho
carácter que superó la enfermedad y al poco de superarla jugó un partido de titular,
demostrando de lo que era capaz”, recuerda Edu sobre el paso de ambos en el Elche.

FOTO: Mundo Deportivo

La vida del portero gallego cambió por completo. “A raíz de la enfermedad se empezó a
cuidar más y conseguimos ver a Sergio a su máximo nivel”, corrobora Edu, que considera a
su excompañero como un “ejemplo de superación y de admiración”.

A sus 43 años, ni la edad ni el cáncer han frenado sus ansias por seguir haciendo lo que
más le gusta: el fútbol. Después de dos temporadas de parón, por la enfermedad, siguió
defendiendo la portería de equipos como Numancia, Tenerife -club con el que logró dos
ascensos a Primera y donde se convirtió en el portero con más partidos jugados del
conjunto blanquiazul-, y Cádiz entre otros.

Desde el punto de vista psicológico, Sergio es un claro ejemplo de superación y según los
expertos tiene una gran capacidad de resiliencia. “Una fase de duelo que puede suponer la
pérdida de la idea que tenías sobre tu futuro”, corrobora Jonathan, psicólogo en el Hospital
Teknon de Barcelona. Shock, rabia, periodos de tristeza… todas ellas emociones que aparecen cuando la vida está en juego, aunque al final la voluntad y la lucha por
recuperarse vencieron los miedos.

FOTO: Marca

“Las personas tenemos la capacidad de resiliencia, que nos permite adaptarnos a
situaciones de mucho estrés y dificultad”, añade el psicólogo. A sus 43 años, las dos
temporadas de parón por culpa del cáncer quedan como anécdota y no han empañado la
dilatada carrera del guardameta por todo el territorio nacional. Luces y sombras que han
marcado la carrera de Sergio Aragoneses.

«En vez de estar en un gimnasio estoy en un campo de fútbol. Juego por
devoción y como medio de vida»

En la actualidad sigue en activo, aunque en el fútbol amateur, el “fútbol real en el que no
cobras y vas a entrenar después de trabajar”, explica Sergio. De momento no tiene pensado
colgar los guantes: “En vez de estar en un gimnasio estoy en un campo de fútbol. Juego por
devoción y como medio de vida”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: