Medio multiplataforma opinativo especializado en fútbol

Este Sevilla tiene un color especial

Tras una magnífica primera temporada, Lopetegui y sus pupilos afrontan con madurez una de sus más ilusionantes temporadas. ¿Hasta dónde podrán llegar?

0

Llevaba tiempo dándole vueltas, llevaba muchos partidos queriendo hablar del tema, así que aquí estamos, hoy toca hablar de la furia de Nervión, hoy toca hablar del Sevilla FC. Después de un inicio algo titubeante, seguramente achacable a las pocas vacaciones que tuvieron los jugadores al llegar a la final (y ganarla) de la Europa League, los andaluces se encuentran en cuarta posición, con apenas un punto de diferencia de la segunda posición en liga y con un bagaje de 12 victorias, 2 empates y una sola derrota en los últimos quince partidos.

Más allá de Monchi, a quien es innegable que merece el reconocimiento de la confección de esta barata y completa plantilla, quien ha conseguido hacer jugar así de bien al Sevilla es Julen Lopetegui. Si algo le venía faltando al Sevilla estos últimos años era la llegada de un entrenador que devolviera la ilusión a la hinchada nervionense, ya que desde la temporada 16/17, bajo las órdenes de Sampaoli, nadie había conseguido destacar en el banquillo del Sánchez-Pizjuán. El vasco ha implantado el que para mí es el sistema de los grandes equipos, ya que la mayoría de ellos se ubican en un más que reconocible 4-3-3. Lopetegui ha aplicado a la perfección el libreto de entrenadores como Bielsa o Guardiola y además ha conseguido darle ciertos extras más que interesantes, para darle un aire nuevo al sistema. El principal argumento del equipo, como no podía ser de otra manera, es el juego asociativo con jugadores de gran calidad y excelso toque, sabiendo aprovechar como pocos los pocos espacios que dejan las defensas rivales a través de triangulaciones entre lateral-medio-extremo, siendo el protagonista absoluto del partido y pasando la mayoría del tiempo rival en campo rival. Sin embargo, este Sevilla también es experto en robar rápido tras pérdida para sofocar posibles contragolpes, aunque tampoco sería un gran problema, ya que el equipo goza de ser un equipo rápido, lo que le permite replegarse ágilmente, cortar los contragolpes y darle al equipo contrario de su propia medicina con punzantes contraataques.

Foto: Sevilla FC

Pese al gran trabajo de Lopetegui, sería injusto no hacer mención a la plantilla, ya que la otra mitad del éxito se debe a ellos. Bono ha conseguido arrebatar la portería a Vaclík, dando más seguridad bajo palos y una salida limpia de balón, convirtiéndose en un jugador de campo más a la hora de iniciar la jugada. La defensa, comandada por el que seguramente sea uno de los centrales de la década, Jules Koundé, junto con el poderío de Diego Carlos y la profundidad de Acuña y Jesús Navas, dan al equipo la capacidad de dominar todos los registros, tanto en lo ofensivo como en lo defensivo. En el centro del campo, la pieza quizá más imprescindible de todo el esquema, Fernando. El brasileño, a sus 33 años, es el encargado de iniciar las jugadas, conectando a los defensas con los interiores, incrustándose entre centrales para dejar a los laterales percutir por bandas o para cambiar el juego hacia el extremo abierto cuando se atasca la circulación. Por delante dos interiores de mucha calidad, pero también de mucho trabajo, como son Joan JordánRakitic, aunque en los últimos partidos, el croata está viendo como Oliver Torres amenaza su puesto con sus buenas actuaciones. Arriba, la joya de la corona, el triplete ofensivo, con tres delanteros de enorme movilidad y con una misión muy clara, el gol. Por la derecha, la técnica de Suso permite dar fluidez al juego, rompiendo hacia dentro para participar en la creación desde la mediapunta y dejar así libre el carril para las internadas de Navas. Desde la izquierda, Ocampos, quien domina a la perfección tanto las internadas hacia el área como el cambio de ritmo y recorte hacia fuera para centrar y buscar al delantero o a los interiores que llegan desde segunda línea. Por desgracia, parece que se pasará unas semanas K.O. tras la desafortunada entrada de Djené, pero cuenta con un recambio de lujo, el “Papu Gómez”, quien, pese a tener un perfil más parecido al de Suso, ya ha dejado pinceladas de su enorme calidad y de que cubrirá el sitio con garantías. Por último, el jugador que está en boca de todos ahora mismo, Youssef En-Nesyri, quien se ha destapado en la faceta que más le costaba, la goleadora, atesorando ya 13 goles y metiéndose de lleno en la lucha por el Pichichi.

Foto: Sevilla FC

Sin lugar a duda, el Sevilla ha madurado como equipo, después de un primer año más que interesante, el club se consolida como uno de los proyectos más ilusionantes, tanto por su buen estado de forma, como con el enorme potencial que atesora. Si el Atleti no estuviera tan arrollador, quién sabe si los sevillistas no estarían soñando con la conquista del título nacional…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: