Medio multiplataforma opinativo especializado en fútbol

El efecto Lucas Vázquez

¿Alguna vez has oído lo de que el aleteo de una mariposa se puede notar al otro lado del mundo? Pues hoy vamos a conocer un fenómeno de este tipo, el efecto Lucas Vázquez.

0

Hace unas semanas, un servidor hablaba de la preocupante situación del Real Madrid, ya que el equipo daba claros síntomas de declive, con una situación muy preocupante en Champions y casi descolgado de la lucha por el título nacional. Sin embargo hoy no puedo decir lo mismo, ya que la dinámica ha dado un giro de 180º. Ahora mismo, el Real Madrid suma 5 victorias consecutivas y sigue vivo en las 3 competiciones.

Y no hay mejor prueba de ello que escuchar una conversación sobre el Real Madrid. Si te paras a escuchar, se habla del momento de forma de jugadores como Modric o Benzema, cuando hace un mes, en plena crisis, se hablaba de Courtois y de Ramos. ¿Pero qué es lo que ha cambiado en este Real Madrid? Pues a simple vista nada parece haber cambiado, de hecho, si miramos las alineaciones son prácticamente idénticas, salvo por la entrada de Lucas Vázquez. Pero aquí está el fallo, en creer que la entrada de Lucas no es importante. El cuestionadisimo extremo tuvo que entrar ante las lesiones de Carvajal y Odriozola en el lateral derecho, posición no habitual en su registro, pero que alguna vez ha ocupado en situaciones de emergencia. Pues la entrada de este parece haber repercutido en el conjunto del equipo, ya que si algo tiene el gallego es lucha y sacrificio, justamente lo que faltaba a los de Zidane. 

Foto: La Liga

Y es que a veces, el aleteo de una mariposa se puede oír en la otra punta del mundo. El equipo ha recuperado la fiabilidad defensiva que había perdido, sigue manteniendo esa sensación de continuo peligro y consigue hacer partidos muy completos. Seguramente, los únicos momentos en los que el equipo se desconecta es cuando entran los cambios. Si el Madrid quiere ir a por todo, como es presumible, tiene que conseguir que la segunda unidad se enchufe. De hecho, durante este mes de resurgimiento, Zidane pocas veces ha rotado a sus jugadores y muchas veces no agota sus cambios, síntoma claro de la desconfianza que hay con los suplentes. 

Aún quedan muchas semanas, apenas estamos llegando al ecuador de la temporada, pero parece que por fin ha encontrado el camino hacia la victoria. Ahora solo falta ver si consigue aguantar este buen ritmo, manteniendo el nivel de su primera unidad y recuperando la segunda, o que sin embargo, vuelva a caer en crisis y se despida de la temporada definitivamente. Esta vez, el Madrid no tendrá 3 meses de descanso para corregir sus errores.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: