Medio multiplataforma opinativo especializado en fútbol

Chapeau!

PSG se lució, Mbappé fue figura y Paredes tuvo un partido de colección que lo eleva en la élite mundial

0

Que el París Saint-Germain se floreó ante el Barcelona en el Camp Nou es de público conocimiento, al mismo tiempo que Kylian Mbappé tuvo una actuación estelar, de esas que quedan en la memoria de todos por un largo tiempo y te colocan directamente en la cima. Pero hay un personaje escondido que tuvo un partido de colección y es fundamental dentro del buen momento que atraviesa el equipo francés: Leandro Paredes.

El ex jugador de Boca Juniors sacó a relucir toda su calidad como futbolista. Brilló. Y lo hizo como si fuera un jugador que toda su carrera se desempeñó como centrocampista. No obstante, vale recalcar que en sus comienzos y durante un largo período se asentaba mejor en la banda del campo, tendiendo a ser un delantero más que un volante. Eso sí, ya desde esos tiempos se hablaba de su técnica y postura corporal a la hora de tratar la pelota, a tal punto que se lo comparaba con un grande (y una leyenda del xeneize) como Juan Román Riquelme. Hoy no suena tan descabellado.

Al igual que Lionel Scaloni en la Selección ArgentinaMauricio Pochettino lo utiliza como mediocentro, acompañando en esa zona a Marco Verratti, y ante el culé tuvo uno de sus mejores partidos porque no solo se encargó de armar el juego sino que también tuvo un papel muy importante en el aspecto defensivo del equipo. ¿Hablamos de números? Ganó 6 de 8 duelos y entregó bien 68 de 74 pases. Además, participó en el segundo gol y asistió a Kean en el tercero. Como si fuera poco, tuvo 10 recuperaciones y no cometió ninguna falta, un punto más para destacar ya que hasta no hace mucho tiempo era un jugador de ir mucho al suelo, excederse y cometer varias infracciones.

 

La jerarquía la tiene. Está a la altura de las circunstancias, y es evidente. Es polifuncional, se adapta a las necesidades del equipo, tiene quite, toque preciso, claridad, pegada, sacrificio y no se achica cuando las papas queman por su carácter combativo y aguerrido. Aún siendo un futbolista en desarrollo, con sus 26 años, puedo asegurar que será un jugador top por el que los equipos más grandes se pelearán. Y no falta mucho para ello. A tenerlo en carpeta.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: