Medio multiplataforma opinativo especializado en fútbol

Qué lejos estamos

Palmeiras dio pena en el Mundial de Clubes y los equipos sudamericanos siguen en decadencia al salir del continente.

0

Qué lejanas quedaron aquellas victorias épicas, sufridas y gloriosas de los equipos sudamericanos ante los titanes de Europa. Esas victorias que alimentaron la ilusión de tantos hinchas y que aún en nuestros tiempos son recordadas y erizan la piel. Equipos históricos que marcaron una era de paridad en el fútbol mundial, que no le temían a los más poderosos y luchaban con honor hasta el final. Qué lejanas quedaron…

En la última edición del Mundial de Clubes que coronó la cuarta estrella intercontinental del Bayern Múnich, el único representante de Sudamérica tristemente dio pena. Sinceramente dio pena. Los números avalan mi pensamiento: Palmeiras se fue de la competencia sin marcarle tantos a los equipos campeones de África y CONCACAF. Y, lamentablemente, esta participación sentencia otra postura: el fútbol sudamericano a nivel clubes está en decadencia.

Corinthians, allá por el 2012, fue el último campeón de la Copa Libertadores que supo dar el batacazo y derrotar al campeón de la Champions League que por entonces era un duro y aguerrido Chelsea con futbolistas de nivel Top. Desde entonces, ocho equipos quedaron en la puerta: San Lorenzo (2014), River Plate (2015), Gremio (2017) y Flamengo (2019), con el subcampeonato. Pero, en otras oportunidades, Atlético Mineiro (2013), Atlético Nacional (2016) y River Plate (2018) ni siquiera pudieron avanzar a la final quedándose con el tercer lugar.

¿Cuál es el problema? ¿Por qué les cuesta tanto a los mejores equipos de América medirse ante los campeones de confederaciones con menor prestigio e historia y ni hablar de los poderosos del viejo continente? A lo mejor pasa por un tema de subestimación o de jugar con los títulos obsoletos del siglo pasado y comienzos de este. Quizás sea hora de admitir que el fútbol sudamericano está varios escalones (seguramente toda la escalera) por debajo de los demás y se debe trabajar para volver a ser lo que en su momento fue.

Para empezar, las estructuras institucionales son totalmente diferentes. Por este lado del planeta, los clubes no siguen una misma línea. Constantemente se cambia de rumbo. Más bien parece que todos tienden a hacer lo que quieren. Y la CONMEBOL, que tiene que ser quien guíe el camino y tomar las decisiones con firmeza, tampoco tiene mucha idea por dónde andar. Por otro lado, está el aspecto económico: la diferencia entre monedas es notoria y los mejores talentos rápidamente se deciden por emigrar para explotar su potencial en un fútbol mucho más serio y salvar su bolsillo. Por último, encuentro el punto más importante y que está directamente ligado con el ítem anterior: las inferiores, la cuna del talento.

Las inferiores no son trabajadas y aprovechadas como se debería. Muchos de los mejores futbolistas se marchan de nuestro fútbol sin haber debutado en la Primera División. Muchos otros se van con un puñado de minutos jugados. Y la mayoría no superan los 20 años, lo que deriva en la explotación prematura de sus cualidades futbolísticas, y luego los vemos vagando por ligas intrascendentes sin protagonismo. ¿La solución a esto? Nuevamente, la intervención de la CONMEBOL, que establezca una regla común para todas sus ligas en la que se prohíba la venta de futbolistas menores de cierta edad o poner un tope en su cotización para evitar ventas multimillonarias y acabar por un tiempo con este negocio. De este modo, las joyas quedarían en nuestro fútbol y la jerarquización de los planteles aumentaría notablemente paralelamente del rendimiento en competencias internacionales.

Por el momento nada de esto se ha pensado, o peor aún, no se quiere realizar. No obstante, las consecuencias están delante de nuestros ojos. El fútbol sudamericano está en decadencia y de no poner manos a la obra, seguiremos en picada. Por el momento corremos desde atrás. Muy atrás. Es hora de dejar los intereses de lado y luchar por una mejor estructura, un mejor fútbol. Los resultados llegarán solos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: